La pandemia covid-19 ha acelerado la digitalización de los procesos de trabajo en tiempo récord, y en consecuencia ha provocado un aumento exponencial del mercado de datos, ya sean estos creados, capturados, copiados o consumidos. Según IDC (International Data Corporation, por sus siglas en inglés), más de 59 zettabytes (ZB) serán generados este año.

Según Alan Berrospi, Regional Services Sales Manager de Xertica, la generación de este tipo de información representa una oportunidad siempre y cuando tengamos un proceso adecuado para su lectura, visualización e integración en la gestión diaria de la empresa. Saber usar los datos es tan importante como recopilarlos. La toma de decisiones informadas, requiere de dos tipos de conocimiento: uno vinculado a nuestras emociones o “soft skills” y otro entorno a estadísticas o “hard skills”, ambos conocimientos interactúan como los polos positivo y negativo de una batería: uno no funciona sin el otro.

De acuerdo al informe Global DataSphere de IDC, la proporción de datos únicos (creados y capturados) a datos replicados (copiados y consumidos) es aproximadamente 1:9, dando cuenta de la incorporación de nuevos usuarios, no obstante esta tendencia va paulatinamente hacia una migración hacia datos menos únicos y más replicados.

Para 2024, IDC indica en su informe que esta proporción será de 1:10. Si bien la pandemia de covid-19 ha obstaculizado la creación de nuevos datos únicos, el mayor consumo de datos replicados ha impulsado el crecimiento continuo. Se calcula que para los próximos tres años, el volumen de los datos creados será mayor que durante los últimos 30 años, y el mundo creará más de tres veces los datos durante los próximos cinco años que en los cinco anteriores.