La pionono del lagarto

La pionono del lagarto

Lo que faltaba en medio de la tragedia política que padecemos, debemos soportar la presunta aventura amorosa (mensajitos incluidos) de Martín Vizcarra con Zully Pinchi Ramírez, una abogada, excandidata al Congreso por Somos Perú, dizque escritora, aunque lo único conocido de ella es eso de “enróllame como azúcar en polvo en un pionono de vitrina”. Vaya distancia con ‘Campidoglio’ de Jorge Eduardo Eielson: “usted no sabe cuánto pesa/ un corazón solitario/ hay noches en que la lana oscura/ la lana tibia que me protege/ llega hasta el cielo/ y mientras duermo mientras respiro/ mientras sollozo/ se me derrama la leche hirviendo/ sobre la cara/…/”.

La Pinchi es también activista social y directora de la ONG Solidarios ABC, en cuya página web se lee: “Somos Solidarios ABC un equipo de personas con valores cristianos y con sensibilidad social (…)”. Ver: http://solidariosabc.org/ ‘Valores cristianos’ dice la piononita del lagarto.

La periodista Magaly Medina, con la agudeza que la caracteriza, comentó los chats de este par, difundidos por el programa Panorama. “Un hombre casado, pero a esta mujercita parecía importarle cero… y él, jugador, mentiroso, tramposo y a este tipo lo hemos tenido como presidente, miren ustedes su catadura moral”, dijo en su sintonizado programa de ATV. El lagarto tendrá que explicarle si fue infiel, o no, a su señora esposa Maribel Díaz Cabello, con quien lleva casado más de dos décadas.

Tiene con ella cuatro hijos y son abuelos de un nieto. Pobre mujer, aparentemente engañada con un pionono.

Este jactancioso, corrupto, mitómano y genocida, ahora nos tortura con patéticas apariciones televisivas pretendiendo desmentir lo que escrito está, es decir sus chats con la Pinchi. Lo niega todo, como si a estas alturas alguien pudiera creer algo que salga de la boca de este embustero contumaz que, dicho sea de paso, se vacunó contra el coronavirus mientras decenas de miles de compatriotas morían asfixiados por falta de plantas de oxígeno, camas UCI y un protocolo adecuado para enfrentar la covid-19.

¿Qué tipo de persona, mujer, u hombre (que no sean sus hijos o su pobre esposa) puede sentir algún afecto o admiración por un ser tan despreciable?
Los chats difundidos para desdicha de la poética del amor y el deseo, revelan que se encontraron en Cusco, en una habitación de mil dólares diarios en el hotel Monasterio, de la prestigiosa cadena francesa Belmond. Ella le escribe cursilerías como “eres mi bebito, eres mi rey” y él, siempre fiel al zafaculismo, le responde “te quiero” (cuando llegues) “dices que eres novia de Rudy Ramos, para evitar roches”.

No hay forma ya de evitar los roches, porque amén de la oda al pionono en la vitrina, Tito Silva Music nos ha regalado la canción viral ‘Mi bebito fiu fiu’. Oir: https://youtu.be/TR9cYnKaD04

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.