Las reyertas entre los comunistas que se han apoderado del gobierno son visibles y públicas, y contribuyen a empeorar el ambiente de inestabilidad e incertidumbre que según los expertos, entre ellos el presidente del BCR Julio Velarde, son los que golpean la posibilidad de recuperación económica.

En verdad, no es novedad que en el Perú los comunistas se disputen ferozmente por los puestos de poder. Lo distinto es que ahora, cuando han asaltado el gobierno, están contribuyendo a hundir al Perú.

Ahora se pelean impúdicamente por los cargos en el gobierno. La Presidenta del Consejo de Ministros (PCM), la anti minera Mirtha Vásquez proviene del grupo de Marco Arana y Verónica Mendoza, que es a su vez el ala más extremista de los caviares, con fuertes vínculos con cubanos, venezolanos y bolivianos. Ella reemplazó al atorrante Guido Bellido enfureciendo a Vladimir Cerrón y sus adictos.

Ahora la PCM intenta conseguir más puestos para su facción y se enzarza en una disputa grotesca con algunos ministros, llamándoles la atención públicamente. Pero en realidad, es solamente una disputa por los cargos. Por ejemplo, el ministro de Transportes, empeñado en deshacer lo poco que se ha avanzado en ese sector, solo está cumpliendo con las propuestas que hizo Pedro Castillo en la campaña, política que cualquier reemplazo seguramente continuaría.

Lo mismo vale para sus reproches al ministro de Energía y Minas, que acaba de nombrar a un conocido anti minero, del Frente Amplio, el mismo partido del que proviene Vásquez, en un cargo importante.

Es idéntico el caso del ministro de Defensa. Vásquez quería sacarlo no porque discrepe del comportamiento de Castillo en el maltrato a las FFAA y sus intentos de control, sino porque Walter Ayala no es de su facción y quiere poner a alguien de su camarilla en ese cargo. Lo consiguió, pero ¿quién ganó con la renuncia de ese impresentable?

El gobierno comunista, pues echó a los mandos de las FFAA que no se sometían, por otros más dúctiles y avanzó en el control político, a cambio de una ficha inservible. También ganan los caviares que van copando más puestos

Ya pasó con Luis Barranzuela, reemplazado por un caviar más cercano a Vásquez quien inmediatamente nombró en Devida, el organismo de lucha contra las drogas, a otro caviar defensor de la coca ilegal y el narcotráfico. La misma política con distinto elenco.No hay duda, entonces. No se trata de discrepancias políticas, todos persiguen los mismos objetivos.

Tratando de pescar a río revuelto, Vladimir Cerrón publicó un tuit divertido y revelador: “Ahora comprenderá el presidente Pedro Castillo por qué quisimos salvarlo del Gabinete caviar, porque son una plaga si le das chance. Apunte sin temor a un tercer Gabinete consensuado entre el Ejecutivo, el Partido y la Bancada”

Así, las opciones para acompañar a la ya enquistada plaga senderista en el gobierno, son la plaga caviar o la plaga cerronista. Nos espera un futuro luminoso.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.