Mientras el pedido de vacancia presidencial sigue su curso, queda claro, a estas alturas, que Mirtha Vásquez, titular de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), se ha convertido en un lastre, debido a su irregular protagonismo en el “Acta de Coracora” que decreta el cierre de cuatro minas: Apumayo, Breapampa, Pallancata e Inmaculada, que representan alrededor del 10% de la producción nacional de oro y plata.

La locuaz premier luego de intentar, sin éxito, justificar su firma, persistió en el enfrentamiento con las empresas al nombrar a su camarada Pablo Sánchez de Francesch como viceministro de Gobernanza Territorial de la PCM, para que se encargue del “ordenamiento territorial” que excluya a la minería de los territorios de “cabecera de cuenca”. Una entelequia.

El ingeniero Sánchez también como Vásquez proviene de la ONG Grufides, la acompañó en las revueltas en Cajamarca contra la Mina Conga y en el caso de Máxima Acuña vs Minera Yanacocha. Es así que luego del controvertido nombramiento, los gremios empresariales salieron señalando: “son las idas y venidas de la premier las que generan desconfianza… y dificultan contar con predictibilidad para invertir y generar empleo”. Más claro, ni el agua.

Son cuantiosos los pasivos que se vienen acumulando por los arrebatos de la primera ministra. El precio de la acción de Hochschild Mining en la Bolsa de Londres se ha desplomado en -27%. Asimismo, el índice de la Bolsa de Valores de Lima (BVL) en noviembre viene cayendo en -4.2%, con una pérdida de capitalización bursátil de US$ 700 millones. La acción de Credicorp ha caído en -10% (US$ 116.80), minera Volcan -12.7%, Intercorp -11.2%, Buenaventura -8.9%, Southern Copper -6.3%, entre otras. La acción de Credicorp, que es una suerte de termómetro de nuestra economía, viene cayendo desde niveles prepandemia en -53%.

Por otro lado, la fuga de capitales en el 2021 asciende a la fecha a US$ 15.548 millones (BCR). Sólo el patrimonio de los Fondos Mutuos registró una pérdida de S/ 12,500 millones (US$3,125 millones).
Carlos Rojas, fundador del fondo Capia, advierte: “en este último trimestre podría acelerarse la salida de capitales del país por parte de personas que no tienen certeza de las políticas que seguirá el Gobierno” (22/11/21).

Y para contener el alza del tipo de cambio que provoca la incertidumbre y sirve de acicate a la inflación, en lo que va del año, el BCR ha tenido que ofertar US$ 25,615 millones: US$ 11,858 millones en ventas cash (y ha colocado en swaps el equivalente en soles de US$ 10,951 millones y otros US$ 2,806 millones en CDRs). Pero, pese a ello el dólar ha trepado en 11.01%.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.