La soledad es un estado existencial de los seres humanos, que puede ser constructiva o destructiva, todo está en la capacidad de saberla canalizar y no afecte la vida emocional sino todo lo contrario que enriquezca la vida interna.
Muchas personas se encuentran solas por diferentes razones, no tienen familia, amistades, se sienten discriminados por raza, color, religión, sexo u orientación sexual, envidia, celos, no se aceptan como son y tampoco son aceptados.

Conforme la persona va desarrollándose se ubica en espacio, tiempo y persona, logra sus proyectos de vida, forma una familia, comparte sus éxitos, empero algunas personas no logran su cometido, se frustran, se vuelven resentidos y este sentimiento inadecuados lo va trasladando de generación en generación, a veces las personas no se dan cuenta porque forman parte de un perfil de personalidad, es decir, están tatuados por el aprendizaje de vida. Pero cuando entran en conflicto diferentes maneras de ser y no permite la convivencia adecuada hay que hacer un alto y solucionar estas diferencias para una mejor relación humana.

En cambio, el poder es la capacidad que posee toda persona para tomar decisiones para resolver diferentes situaciones que se presentan, dependiendo el espacio en que se desarrollan, por ejemplo, los padres deciden en sus relaciones como pareja y orientación de los hijos, los maestros que los alumnos aprendan, los entrenadores que los alumnos tengan un buen rendimiento, los alcaldes que los tributos sean justos, que el presidente de región que cumpla con las necesidades económicas, sociales de las personas que viven dentro de su jurisdicción, el congreso expide leyes que beneficien al país y fiscalizar a las entidades públicas, las decisiones del presidente de un país sus decisiones están orientadas a satisfacer de la mejor manera las necesidades del pueblo.

Pero algunas veces las personas experimentan la soledad del poder, porque este último es transitorio, no dura para toda la vida, cumple un periodo de tiempo, si te quitan el poder y no estás preparado para no tenerlo vas a estar solo y si además no sabes manejar la soledad, vas a ingresar a una fuerte depresión que puede ser gravísima para la existencia de la vida.

He conocido muchas personas que buscan el poder para no sentirse solos, porque el poder engaña a los seres humanos y los convierte en tiranos, egoístas e insensibles, porque les hace perder la capacidad de colocarse en el lugar de otra persona y se esconden en su soledad patológica para no ser señalados y discriminados.

Cuando las personas tienen poder nunca faltan los amigos de turno, que sonríen, halagan y festejan cualquier cosa que diga el empoderado a cambio de pedirle algún favor, hacerlo compadre o padrino de la inauguración de algún local. A sus espaldas comentan hay que aprovechar al jefe, mientras dure su cargo, después ni lo miran y esperan que nombren a otro para sacarle el jugo.

Es importante en la vida aprender a saber a quienes tienes al frente, sí son leales o desleales.