Por: Hugo Ramírez Canaval

Se trata de UN ACUERDO de caviares con los “dueños” del “Nuevo Orden Mundial”, para afectar una vez más al Perú… PRETENDEN abrir las puertas para que los problemas QUE ELLOS CREARÁN en la Amazonía peruana, sean resueltos en tribunales extranjeros, como ya sucede con la FARSA de la CIDH. El Acuerdo de Escazú fue organizado en 2018, pero los peruanos SE DURMIERON, y solamente tienen 9 (nueve) ratificaciones de las 22 (veintidós) firmas iniciales… ¡LOS CONGRESOS ESTÁN HARTOS DE CAVIARES!
Hace unos días conocimos la denuncia del Dr. Francisco Tudela, sobre el Acuerdo de Escazú, PUES, si el Congreso lo confirma, nos obligarían a: 1) Otorgar el libre acceso a la información ambiental; 2) La obligatoriedad de participación popular con la entrega de cualquier pedido en concesión o propiedad en hidrocarburos, o forestales y otros; 3) Acceso a la justicia para las comunidades que habitan en la región, bajo las condiciones de igualdad y no discriminación…Como dice el Dr. Tudela: “TODO lo que el tratado PRETENDE TUTELAR ya está incluido en las leyes peruanas y en la Constitución”.

Luego, el Domingo 5 del presente, leímos un artículo titulado NO AL ACUERDO DE ESCAZÚ, del conocido Internacionalista Dr. Miguel Angel Rodríguez Mackay, que empieza diciendo: “La izquierda latinoamericana y la peruana, siguen con la espada desenvainada…El Acuerdo de Escazú, firmado en esta ciudad costarricense en 2018, es un tratado para el acceso de todos sin restricciones, a la información medio ambiental. Así vendido, quien podría oponerse al derecho de informarse sobre el medio ambiente…” Después de una serie de informaciones sobre cómo perderíamos la autoridad de la justicia nacional, el Dr. Rodríguez Mackay, termina con: “El Congreso debe desestimar un tratado desinflado, solo cuenta con 9 (nueve) ratificaciones de 22 (veintidós) suscripciones, antes de otro en el que la Amazonía sería declarada patrimonio común de la humanidad, como la Antártida. Gravísimo”.

Al cambiar de página en el mismo diario ese mismo Domingo, encontré otro artículo titulado “Las verdades sobre Escazú”, en un lenguaje que parecía un examen para ser caviar, y resultó que era de un joven congresista que empieza con: “En el Congreso de la República tenemos una oportunidad histórica e impostergable: ratificar el Acuerdo de Escazú. Es un tratado ambiental pionero que mejora el acceso a la información, la participación ciudadana, el acceso a la justicia y la protección de defensores ambientales. Es decir, contribuye a la convivencia social y al desarrollo del Estado de Derecho Ambiental”. Luego de florearse más, termina con: “La pandemia Covid-19, nos recuerda la necesidad promover la participación de todos para cuidar la naturaleza, y el Acuerdo de Escazú es el primer paso para hacerlo…”. Bueno, así dice y es su derecho, que respetamos.

Ahora veamos QUIÉNES SON estos del Acuerdo…En la primera página de su “Texto Íntegro”, dicen: “Acuerdo regional sobre el acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe.” (NO DICEN QUE ES PARA LA AMAZONÍA DEL PERÚ). Continúan con: “El acuerdo adoptado en Escazú el 4 de Marzo de 2018 y negociado CON LA PARTICIPACIÓN SIGNIFICATIVA DE LA SOCIEDAD CIVIL Y DEL PÚBLICO EN GENERAL, confirma el valor de dimensión regional del multilateralismo para el desarrollo sostenible”. (La sociedad civil son los caviares, a los únicos que citan, y el “relleno” conocido de “público en general”.). Ojalá que los Congresistas se informen bien ANTES DE DECIDIR…

Hugo Ramírez Canaval-Contralmirante