Un tema que no ha dejado de estar presente en todas las conversaciones en los últimos meses ha sido LA VACUNA.
Por un lado, están los que perdieron la paciencia en esta larga ESPERA debido a las mentiras con que los líderes de los últimos gobiernos nos han “vacunado”, a diario durante once meses, en complicidad con los medios de comunicación que asumiendo una actitud permisiva los han dejado mentir. Lamentablemente en nuestro país desde hace años gran parte de la prensa se ha sometido a los gobiernos de turno, dejando de lado su antes reconocido periodismo de investigación, para asumir ahora la posición de un periodismo de instigación.

Por el mismo proceso de compra de vacunas han pasado todos los países de la región, quienes en su gran mayoría han culminado exitosamente su gestión de compras y que ahora los peruanos vemos con envidia que ya están vacunando.

En nuestro país la compra de vacunas la sufrimos mucho más por la incertidumbre que generaron los anuncios, en cantidad y plazos que nunca se cumplieron. La desilusión e indignación fue enorme al conocer recién a finales del año pasado que aún no se había logrado formalizar, ni comprar vacunas a algún laboratorio.

Las críticas a la pobre gestión se generalizaron y esto motivó que el Gobierno saliera apurado a buscar la oferta disponible y formalizara acuerdos que hicieron posible que el domingo llegara un primer lote de 300,000 dosis que permitirá vacunar a 150,000 peruanos, que incluiría a una parte de los que forman parte de la primera línea frente al virus, como son nuestros médicos, enfermeras, policía, fuerzas armadas, bomberos.

Más allá de la cantidad, no ganamos nada discutiendo si las vacunas que han llegado son poco o insignificantes para los que debemos ser vacunados. Mi posición es que tenemos que considerarlo como una importante señal. Un primer logro que marca el inicio de un proceso que pretende llegar a vacunar a todos los peruanos en el más breve plazo posible.

Sería ocioso hacer una larga lista de los responsables de esta penosa situación. Dejemos que la justicia se encargue de identificarlos y sancionarlos severamente. Prefiero pensar que ésta es una buena noticia, que nos da ESPERANZA a todo un pueblo que requiere una inyección de ánimo que cambie la actitud de los peruanos para enfrentar la difícil situación que vivimos.

Será muy importante saber cuándo vamos a ser vacunados. Los peruanos necesitamos salir de este forzoso encierro. Queremos volver a demostrar lo que somos capaces de hacer. Necesitamos recuperar la libertad y el control de nuestras vidas. Queremos enfrentar el futuro teniendo en nuestras manos, y no en las del Gobierno, la responsabilidad de nuestros éxitos y fracasos.

Luis Otoya Trelles