Conocidas las alternativas políticas que pasaron a la segunda vuelta, resultó más notorio aún que el Plan de Gobierno (PG) de Fuerza Popular sí tiene expresa consideración de la situación económica y social planteada por la pandemia del covid-19, no solo a nivel macro (de los indicadores acumulados a nivel nacional) sino especialmente a nivel micro (de las familias, trabajadores, emprendedores, consumidores).
Resultó también más notorio aún, que el Plan de Gobierno de Perú Libre no tiene una sola línea respecto de la pandemia ni de las medidas de gobierno a tomar frente a su continuidad y sus efectos: necesidad de vacunas, pruebas moleculares y de oxígeno; atención a las familias de los cientos de miles de muertos; pérdida de millones de empleos y de emprendimientos; alto endeudamiento y morosidad de las familias; caída del producto nacional; reducción de las reservas internacionales del país, etc.
La normativa electoral vigente exige que las organizaciones políticas participantes en el proceso de elecciones presenten su Plan de Gobierno, como requisito para la inscripción de su fórmula presidencial. El cronograma electoral del proceso en curso previó como plazo para la presentación del Plan hasta el 22 de diciembre de 2020.
Este domingo 16, en declaraciones dadas a la prensa y reproducidas en los programas políticos dominicales, el candidato de Perú Libre ha admitido, textualmente, que ni el Ideario ni menos el Plan de Gobierno presentado y registrado por ese partido se ocupan de la emergencia sanitaria ni de sus efectos. Es más dice sin mayor rubor que ello es así porque “… se trabajaron mucho más antes…”.
Sin más, quedan claras la nula seriedad y compromiso (y, por tanto, viabilidad) con que esa organización política ha venido participando en este proceso electoral.
Frente a tan insólita realidad, la táctica esgrimida de “nutrir con aportes del pueblo” el inexcusable vacío del Plan de Gobierno presentado, no es más que un intento de salvar una irrespetuosa omisión del candidato Castillo, que si bien llegó recién a fines de setiembre de 2020, tuvo meses para siquiera guardar las formas y actualizar esos documentos básicos. Mayor omisión, sin embargo, es la del real director de esa opción política, el condenado por corrupción V. Cerrón, mandamás del partido e indudable autor del Ideario y del Plan de Gobierno de Perú Libre.
El Perú requiere un Plan de Gobierno que parta de la realidad y mire al presente y al futuro. No sirve un Plan de Gobierno desactualizado y por tanto obsoleto.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.