Las altilocuentes conferencias de prensa

Las altilocuentes conferencias de prensa

Tras que tener que lidiar con el estrés del Covid-19 que estaría próxima a convertirse en “endémica”, esto es, que permanecería en nuestra región y no desaparecería, siendo menester irlo asumiendo y aprender a convivir con él, como hasta ahora lo venimos haciendo (no todos), con la esperanza que desaparecerá o se alcanzará la ansiada inmunidad de rebaño; y digo no todos, porque existe un sector de la población que no quiere asumir lo letal del virus y se resiste a acatar las medidas sanitarias dadas por las autoridades, principalmente la vacunación con sus refuerzos. Ahora debemos también padecer la ansiedad o inquietud de esperar las “Conferencias de Prensa”, anunciadas de forma altilocuente por el Ejecutivo, como el medio oficial para dar a conocer las medidas expresas en materia de prevención de la propagación del virus y/o mitigación de sus efectos, las que terminan siendo tediosos coloquios en las que poco o nada de nuevas revelaciones se tiene para la ciudadanía, sino más bien, un recuento de gestión de los ministros en los últimos meses, lo que muy bien puede comunicarse en entrevistas o notas de prensa, como sucedió esta semana.

El Estado está en la obligación de velar por nuestra salud mental, la que se ha visto sensiblemente deteriorara por el encierro de la primera ola y las muertes masivas a causa de la falta de oxígeno, camas UCI, la privación de despedirse de un ser querido que fallece de Covid-19 al ser enterrado o cremado directamente con féretro lacrado (sin velorio) para evitar eventuales contagios, etc. De ahí del delicado papel del Gobierno, de manejar con idoneidad el tratamiento de la pandemia y los anuncios oficiales de las medidas, que éstas respondan a una “unidad de criterio” (no que cada ministro se lance con lo que cree que va a pasar), sin generar pánico o en su caso insatisfacción de la población por considerar que fuera de la vacunación a casi dos año de la declaratoria de Emergencia Sanitaria, no existe aún un plan estratégico para meridanamente contener el avance de la pandemia en las ya periódicas “Olas” y/o aliviar sus consecuencias, máxime si se le ha generado expectativas de acciones que no se han tomado o que dizque “están en evaluación” o que “se tomarán en el camino” o “próximamente”.

Hágannos un favor señores del Ejecutivo, alíviennos la carga por sobrevivir a la crisis sanitaria, no nos pongan más cruces con el deficiente manejo de sus comunicaciones, ya que esto puede desencadenar una indignación colectiva, porque es válido pensar que, o todo esto se hace por falta de expertise o a propósito, para desviar la atención pública a los escándalos de irregularidades o presuntos delitos de altas autoridades del Gobierno a tan poco tiempo de iniciado el mandato. Inédito.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.