Ante el desconcierto del gobierno de Pedro Castillo y la incompetencia del ministro de Energía y Minas Eduardo González Toro, la minera australiana MMG -que en el primer semestre del 2021 registró ingresos por US$ 2,433 millones- informó en la Bolsa de Hong Kong (3/12/21), que la mina Las Bambas cesará a mediados de diciembre por las “demandas comerciales excesivas” de las comunidades de Chumbivilcas (Cusco).

La pera cayó de madura, porque el Frente Único de los Intereses de Chumbivilcas (Fudich), acicateados por la cinematográfica cabalgata de su coterráneo ex primer ministro Guido Bellido (2/8/21), viene bloqueando desde el 19 de noviembre el corredor minero, exigiendo que les otorguen a chumbivilcanos el contrato de alquiler de 75 camiones encapsulados de 34 toneladas (y 50 camionetas). Las negociaciones se habrían estancado: MMG llegó a ofrecer 12 camiones y los comuneros rebajaron su exigencia a 45, mientras que MMG informa: “hemos sufrido 86 días de bloqueo en lo que va del año y 401 días desde el inicio de operaciones (2016)”. El presidente del Comité de Lucha Luis Huamaní, cegado por la codicia, señala: “Por ahora no nos importa que paralicen o no paralicen” (3/12/21).

Curiosamente el principal transportista de la minera es SERVOSA, cuyos accionistas principales son Guillermo Vogelmann y la española Devon Iberia que aportó US$ 6.7 millones por el 44.3% de acciones. Devon pertenece a Opal Properties (Luxemburgo), que es accionista de Latin American Private Equity Fund Chile, fondo vinculado a Pedro Pablo Kuczynski (Hildebrandt en sus Trece 21/10/16).
MMG, que pagó US$ 5.850 millones por Las Bambas (2014), trocó el transporte del mineral por el mineroducto, que iba a construir el antiguo dueño Xstrata (Suiza), para hacerlo por el corredor minero, mediante un flujo diario de 125 camiones de ida y vuelta y camiones de servicio, hasta la estación Pillones (Arequipa) del Ferrocarril del Sur y se multiplicaron los conflictos. Si bien en un inicio, el corredor minero fue una ruta comunal con acuerdo de servidumbre a favor de las comunidades, durante el Gobierno de PPK se clasificó el corredor minero como vía nacional, sin llegar a expropiar ni comprar esos terrenos.

Las Bambas es la tercera mina de cobre del país (por detrás de Antamina y Cerro Verde) y la novena del mundo, con una producción de 313 mil toneladas de cobre el 2020, pudiendo producir 400 mil toneladas. Los accionistas son MMG (62.5%), la constructora china Guoxin Investment (22.5%) y el fondo chino de inversiones CITIC (15%). En MMG el principal accionista es la empresa estatal China Minmetals Corporation (67.7%) y Las Bambas representa el 74% de sus ingresos.
En plena incertidumbre por la vacancia presidencial, el cese de Las Bambas, luego del reciente cierre unilateral de cuatro minas, explota como una bomba en contra de las pocas expectativas de inversión que subsistían para el 2022, sin que el gabinete presidido por la antiminera Mirtha Vásquez se atreva a decir esta boca es mía.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.