Las clases a Castillo nos cuestan S/ 40 millones al día

Las clases a Castillo nos cuestan S/ 40 millones al día

La vicepresidenta del Banco Mundial, Carmen Reinhart, acaba de advertir al BCR que el Perú se encuentra en riesgo de caer en la “estanflación”, es decir, alta inflación y recuperación baja (o caída del PBI) y alto desempleo (24/3/22). Esa fue la situación que atravesó el Perú en toda la década de 1980 y de la que apenas pudo salir a mediados de la década de 1990, a costa de muchos sacrificios.

Esta tormenta se cierne, porque además tenemos en el timón a un presidente incapaz, maniatado por las mafias partidarias, sindicales y lugareñas, que aparte del costo de la corrupción, toma clases de “aprendizaje a gobernar” (Pedro Castillo CNN 24/1/22) que le cuestan al país alrededor de S/ 40 millones diarios (1.7% del PBI anual) según la adecuación de Besley, Montalvo y Reynal-Querol al método de Olken&Jones (Foco Económico 28/1/22).

Otra prueba de esta ineptitud es la reciente rebaja de la calificación de la deuda peruana de largo plazo en moneda extranjera (downgrade), de BBB+ a BBB por parte de la clasificadora de riesgo Standard & Poor’s (S&P). Esto significa que para los inversionistas, el riesgo de que el país no pueda cumplir con el pago de los bonos globales por US$ 30,000 millones viene aumentando.

S&P advierte que dentro de los próximos dos años podría efectuar un nuevo downgrade “si empeora el déficit o aumenta la deuda debido a las presiones de gasto o si el crecimiento es menor al estimado”. Dicho de otro modo, al paso que vamos, estamos sentenciados.

La debacle con la calificación se produjo casi de inmediato con la elección de Pedro Castillo. Primero Moody’s rebajó de A3 a Baa1 (1/9/21) y luego Fitch de BBB+ a BBB (15/10/21). Ahora sólo queda recordar que el Perú hace 14 años logró el grado de inversión para los bonos globales (en dólares o euros) cuando Fitch calificó la deuda peruana cómo BBB- (2/4/08) y luego Moody’s como Baa3 (16/12/09) a las que se sumó S&P calificando BBB (30/8/11). Y subimos sin parar hasta quedarnos a un paso del grado A. Tiempos aquellos.

La reciente rebaja en la calificación no solo hará menos atractivo invertir en el Perú, si no que de inmediato repercute en el costo del financiamiento público y privado, lo que finalmente afecta el costo del crédito al público, es decir a los comerciantes que nos abastecen de mercaderías, a los que se financian a través de bancos, a los que recurren a hipotecas o tarjetas de crédito, y en última instancia, a usted y a mí.

El dinámico profesor ha cocinado para nosotros una fórmula que incluye: menos gasto, menos inversión, más impuestos, menos empleo y un encarecimiento generalizado; todo lo cual se traducirá en una estanflación. Cada discurso confrontacional, cada nombramiento desafortunado, es un cóctel Molotov, que más temprano que tarde tendrá un efecto para la economía, como la de un misil hipersónico o una bomba nuclear.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.