Seguro usted no está enterado que en el Congreso se ha aprobado el viernes en la noche después de casi 5 años la “Ley de urgencia médica para la detección oportuna y atención integral del cáncer del niño y adolescente”, conocida como Ley de Cáncer Infantil. Como esto es algo bueno que hizo el Congreso no lo verá en muchos medios.

La Ley tiene por objeto la detección oportuna y de calidad de los niños y adolescentes con enfermedades oncológicas y que permita disminuir de manera significativa la tasa de diagnóstico tardío, abandono de tratamiento y morbimortalidad. Establece políticas de cobertura universal oncológica en niños y adolescentes para todo tipo de cáncer independientemente si cuente o no con seguro antes de cumplir los 18 años, incluso si la cobertura resultase insuficiente en su seguro privado o EsSalud, establece mejorar hospitales, otorgar licencia laboral a uno de los padres o tutor del niño o niña afectado con cáncer, durante tiempo determinado sin perder beneficios laborales, otorgar a los padres, madres o tutoras un bono equivalente a dos remuneraciones mínimas vitales mientras dure el tratamiento oncológico cuando carezca de empleo formal (aquí falta una aclaración en la Ley si es dos por todo el tiempo o mensual), y crear el programa de atención de niños, niñas y adolescentes, con rectoría del Ministerio de Salud y con dotación de recursos presupuestales necesarios.

En el caso del cáncer infantil existe una dependencia del apoyo familiar para poder llevar a cabo el diagnóstico y tratamiento, y si adicionalmente la familia vive a 12 horas del hospital más cercano pues se hace muy difícil llevarlos a cabo. La mayoría de los niños llegan con metástasis debido al diagnóstico tardío. Es por eso que con esta Ley se está buscando también poder apoyar a los padres para que puedan estar con sus hijos durante el tratamiento sin pensar que perderán el trabajo o ayudándolos con un bono si no lo tuvieran.

Esta Ley también demuestra que el Sistema Integral de Salud (SIS) tiene muchas carencias por resolver, estamos dando el primer paso para corregir un sistema que no brinda la calidad adecuada que los peruanos necesitamos. Vamos a ser claros en que este debería ser el estándar mínimo de atención para los niños para todas las enfermedades porque nadie escoge de qué se va a enfermar.
Todos, pero sobre todo los niños y adolescentes deben tener acceso a una atención de calidad. Debemos comprometernos a asegurar que recibirán las mejores condiciones posibles para darle la posibilidad de seguir viviendo y de tener un futuro con salud sin que en el camino sus familias se queden en la quiebra.

@sandrostapleton