Llegaron las vacas flacas

Llegaron las vacas flacas

Con la recesión en marcha, inevitablemente, reaparecieron las vacas flacas en la recaudación fiscal, tanto así que los ingresos tributarios en el periodo enero-mayo 2023 cayeron -13.7% (S/68,577 millones). Tal desplome, significa un grave revés para el ingeniero Álex Contreras, titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), porque auguraba que los ingresos tributarios anuales alcanzarían los S/ 166,347 millones en la actualización de proyecciones macroeconómicas (abril 2023), es decir, que en estos primeros cinco meses hemos recaudado S/ 800 millones por debajo de la meta.

Quizá por ello, el lanzador de Punche Perú del MEF ha corrido presuroso a tocar la puerta de los mercados de capitales emitiendo bonos soberanos (soles) con vencimiento a 10 años, endeudándonos por otros S/ 9,185 millones (equivalente a US$ 2,500 millones), para cubrir el presupuesto, ofreciendo pagar una elevadísima tasa anual de 7.35% (31/5/23), a tono con los tiempos revueltos de la postpandemia.

Para Luis Arias Minaya, exjefe de la Sunat, el desplome fiscal se explica por: “…la contracción del PBI, menores precios de los commodities, exoneraciones tributarias y la (reciente) amnistía tributaria”, que sentenció con alegría veraniega el Tribunal Constitucional (TC) a las grandes empresas (7/6/23), que ahora consiguen millonarias devoluciones del tesoro. Mientras que los precios de los metales vienen cayendo en el 1er trimestre del 2023: el zinc cayó en -16.4% (US$ 3.130/TM), el plomo -8.3% (US$ 2.141/TM), el cobre -10.6% (US$ 8.930/TM) y la plata -5.8% (US$ 22.60/onza), solo el oro subió 0.8% (US$ 1.888/TM), según London Metal Exchange.

Por esta caída de las cotizaciones mineras, las exportaciones en el periodo enero-abril tuvieron una reducción de -7.5%, mientras que las importaciones se desplomaron en -12.9%, registrando un superávit comercial acumulado que viene creciendo constantemente en los últimos 12 meses, sobre todo por una fuerte caída de las importaciones (menor volumen y no por menor precio) “que refleja la débil demanda interna, al 1T23 ya estábamos en recesión técnica…” (Juan Carlos Odar- Phase 9/6/23). Las importaciones bajaron en: insumos (industriales, alimentos y petróleo) -18.6%, bienes de capital -10.6%, pero los bienes de consumo subieron en 0.6%. En los alimentos, se advierte la gran caída en la importación de lácteos -30.1%, arroz -36% y carne -26.1%, aunque el azúcar se disparó en 77.1%.

En la recaudación, la mitad de los ingresos lo representa el Impuesto General a las Ventas (IGV), que en enero-mayo han caído -10.5%. El IGV Interno disminuyó en -5.6%: por la menor demanda interna, en cambio, el IGV que grava a las importaciones disminuyó -16.5% por la contracción de los embarques y la caída del tipo de cambio. En estos primeros cinco meses, el impuesto a la renta (IR) tuvo una caída de -19.1%. Sólo en el mes de mayo cayó -16.7%, donde se aprecia que: tercera categoría (empresas) bajó -29.7%, no domiciliados -12.8%, cuarta categoría (ingresos profesionales) -16.8%, quinta categoría (trabajadores en planilla) -2.6%. El panorama es desolador.

Se espera el anuncio de un nuevo y enésimo programa de austeridad y una nueva fiesta del endeudamiento. En tanto, no se promueva al unísono la inversión sólo nos queda recitar: ¿Volverán las frisonas vaquillonas, en nuestros campos los pastos a rumiar, y otra vez a la mañana aún más turgentes las volveremos a despilfarrar?

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter, Instagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.