Lo que pasó con el uso de datos de usuarios de Facebook


Lo que pasó con el uso de datos de usuarios de Facebook

El caso Facebook, de la supuesta filtración de datos de más de 50 millones de usuarios de la red social, no se trató de un robo de información.

En 2014 la aplicación “This is your digital life”, que funcionaba como un test de personalidad online en Facebook, recopiló información de más de 270 mil usuarios así como también de sus contactos. De este modo, se logró crear una base de 50 millones de usuarios. Sin embargo, la recopilación de dichos datos se hizo de acuerdo a los términos y condiciones de uso especificados por la red social para aplicaciones de terceros. Los usuarios aceptaron –con o sin conocimiento– los términos y condiciones y así dieron acceso a su información. Luego esa información fue transferida a otra empresa que la utilizó con otros fines de análisis, y es esto lo que detona la discusión al respecto de la actuación de Facebook.

Esta es la cláusula de Facebook, que está vigente hoy en día: “En relación con el contenido con derechos de propiedad intelectual (contenido de propiedad), como fotos y videos, nos otorgas específicamente el siguiente permiso, sujeto a tu configuración de la privacidad y de las aplicaciones: nos otorgas una licencia no exclusiva, transferible, con posibilidad de ser subotorgada, exenta de derechos de autor y aplicable globalmente para utilizar cualquier contenido de propiedad intelectual que publiques en Facebook o con relación a Facebook (licencia de propiedad intelectual). Esta licencia finaliza cuando eliminas tu contenido de propiedad intelectual o tu cuenta, a menos que el contenido se haya compartido con terceros y estos no lo hayan eliminado”.

Según Camilo Gutiérrez, jefe de Laboratorio de ESET Latinoamérica: “muchos usuarios desconocen que las redes sociales, aplicaciones y servicios recopilan información personal”. El experto agrega: “para evitar este tipo de situaciones es fundamental e imprescindible que los usuarios conozcan cuáles son los términos y condiciones que están aceptando al momento de utilizar cualquier aplicación o subir información personal en una red social. La idea es no ponerse paranoico, sino simplemente, ser consciente de qué es lo que ocurre con la información y actuar en consecuencia”.