Loreto: un consejo a los ministros

Loreto: un consejo a los ministros

Loreto es el departamento más grande del país, con 368 mil kilómetros cuadrados de extensión. Su biodiversidad reúne 30,000 especies vegetales, 2,000 de peces, 60 de reptiles, 1,800 de aves y 72 de mamíferos. Tiene 11 familias lingüísticas, 29 etnias y 705 comunidades indígenas. Su riqueza forestal y petrolera siguen siendo tan vastas como los errores en su aprovechamiento.

A pesar de sus tesoros naturales, registra la tercera tasa de mortalidad infantil más alta del Perú; el segundo puesto en anemia infantil; es el departamento con la cobertura más baja de agua y con el menor acceso a desagüe; cuenta con el más alto porcentaje de niños sin inscribir en la municipalidad o RENIEC; la menor tasa de conclusión de primaria; la menor proporción de estudiantes de segundo grado que obtuvieron logros satisfactorios y ostenta la menor tasa de conclusión de secundaria. Sin conexión terrestre con el resto del país, con un abandono secular de las zonas de frontera y carente de infraestructura productiva, su panorama sigue siendo tenebroso.

El pescado es base de la alimentación en la población de la región. Sus desembarques y cosechas anuales son de aproximadamente 80 mil toneladas y consigna el más alto consumo per cápita nacional, cercano a 40 kg anuales. Sin embargo, al no disponer de infraestructura de procesamiento y conservación, mucha de esta producción se pierde en desmedro de los trabajadores y de la biomasa. Los principales recursos hidrobiológicos son boquichico, palometa, llambina, zúngaro, doncella, sardina, gamitana, motta, carachama, paiche y maparate.

En medio del endémico abandono de Loreto, los pescadores artesanales viven en la informalidad. Allí, nunca se hizo un censo de naves y la ausencia de desembarcaderos promueve la ilegalidad, los subreportes, la falta de controles y de monitoreo. Se han registrado más de 5 mil botes artesanales de una mayúscula precariedad, lo que genera enormes mermas. Nunca se ha realizado una evaluación de la biomasa, ni línea de base, pero se otorgan permisos sin sustento científico. Un tema que resulta inconcebible es el deplorable estado del llamado Desembarcadero de Punchana, el cual no reúne los requisitos para ser un punto de recepción de alimentos. Su total remodelación, es un clamor de los pescadores de la región, que ven cómo pasan los años y, las autoridades, incluido el gabinete ministerial en su último consejo de ministros del 30 de mayo, visitan el departamento y nunca resuelven ese agobiante problema. Tampoco los demás.

Loreto le grita a los gobernantes que necesita y merece un programa de modernización de su flota pesquera, debidamente censada y formalizada en procesos simples, baratos y sumarios; la creación de Programas Sociales para sus pescadores artesanales que incluyan capacitación, seguridad social y jubilación; promover una integración y manejo coordinado con los vecinos Ecuador, Colombia y Brasil; control de las actividades en las cabeceras de cuenca de los ríos que hoy son contaminados por la minería ilegal, narcotráfico y aguas servidas que menoscaban al ecosistema; adecuar los mercados a la norma sanitaria y actualizar su Reglamento de Ordenamiento Pesquero y el de peces ornamentales.

La Amazonía es llamada el “Pulmón del planeta” y Loreto puede ser el artífice de un desarrollo sostenible para el Perú. Las autoridades locales, regionales y nacionales la han olvidado en su vorágine llena de desidia e incompetencia, y parecieran esperar que algún estallido los despierte. Recuerden que como dice el refrán: “Si proyectas tu sombra en el río, cuenta que el día has perdido”. No esperen a mañana, señores Ministros.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.