Los fabricantes de psicosociales y de lenguaje engañoso para manipular la conciencia social de los pueblos y someterlos al Nuevo Orden Mundial del mal, han acuñado el título peyorativo de “antivacunas” a los que debidamente informados han descubierto que las vacunas desde hace algunas décadas vienen siendo usadas con fines genocidas, pero mucho más abierta y declaradamente en el último año so pretexto de dar solución a la pandemia.

Habiendo investigado a los supuestos “antivacunas” y a los “pro vacunas”, hemos llegado a la conclusión que la cordura intelectual y la moral las tienen los primeros intactas y que los segundos las han perdido por ser parte de la organización genocida mundial que está imponiendo las falsas vacunas.

Ante el revuelo de prioridades para vacunarse con la inyección comprada por el Gobierno, consideramos urgente informar que el propio manual de instrucciones de la denominada vacuna contra el covid Sinopharm reporta 73 efectos secundarios adversos, como lo publicó el científico y experto en vacunas Tao Lina, responsable de la gestión de vacunas en el Centro de Shanghái para el Control y la Prevención de Enfermedades y quien afirma que: “Esta vacuna es la más insegura del mundo”, con 73 efectos secundarios adversos, una eficacia de 79.34 % según el propio laboratorio fabricante, y sin que se sepa cuánto tiempo dure la supuesta inmunidad luego de la vacunación.”

Mientras la comunidad científica cuestiona los porcentajes de eficacia postulados por los diferentes laboratorios fabricantes de vacunas anticovid por basarse en parámetros que distorsionan su validez, los gobiernos están vacunando a sus ciudadanos con vacunas experimentales so pretexto de la emergencia, convirtiendo a sus pueblos en víctimas de un genocidio.

Una “vacuna” cuyo ensayo en Perú se suspendió por graves efectos secundarios, que ha matado rápidamente a dos peruanos y que probablemente termine matando a gran parte de los 12,000 voluntarios y de los que están siendo vacunados, es razonable que genere el rechazo del personal médico y sanitario que se está negando a vacunarse con esta inyección genocida.

Por los resultados adversos graves en todo el mundo podemos comprobar que estas “vacunas” no fueron fabricadas contra el covid, sino que son parte de un experimento genético de esterilización masiva con fines de reducción y de identificación artificial de la población mundial y que oponerse a su inoculación no es ser antivacunas sino estar simplemente cuerdo.

Aquí la lista de los 73 efectos adversos:

-REACCIONES LOCALES: Enrojecimiento, hinchazón, escleroma, sarpullido, picor en el lugar de la aplicación de la vacuna.

-REACCIONES SISTÉMICAS: Dolor de cabeza, fiebre, fatiga, dolor muscular, dolor de articulaciones, tos, dificultad para respirar, náuseas, diarreas, picor de la piel, mareos, pérdida del apetito, vómitos, dolor orofaríngeo, dificultad para tragar, goteo nasal, estreñimiento, hipersensibilidad, letargo, somnolencia, dificultad para dormir, estornudos, nasofaringitis, congestión nasal, sequedad de la garganta, gripe, hipoestesia, dolor de extremidades, palpitaciones, dolor de estómago, sarpullido, anomalías de la piel, anomalía de las membranas mucosas, acné, dolor de ojos, molestias en los oídos, linfadenopatía, escalofríos, disgeusia (distorsión del sentido del gusto), pérdida del gusto, sensación anormal, temblores, dificultad para prestar atención, hemorragias nasales, asma, irritación de la garganta, amigdalitis, molestias en las extremidades, dolor de cuello, dolor de mandíbula, bultos en el cuello, úlceras en la boca, dolor de muelas, enfermedad esofágica, gastritis, decoloración de las heces, dolor de ojos, visión borrosa, irritación de los ojos, pérdida de visión (ceguera), dolor de oídos, nerviosismo, alta presión sanguínea, baja presión sanguínea, incontinencia urinaria, y retraso de la menstruación.

Dicha lista no contiene el efecto adverso de muerte y el de daño neurológico luego de la vacunación (discapacidad para mover las piernas) que ya se vienen produciendo en el Perú.