La vicepresidenta encargada de la presidencia del Congreso, ante el pedido de muchos congresistas para que ponga al debate la insistencia del proyecto de ley de devolución de los fondos de la ONP, ha manifestado dos razones que lo “impiden”, primero: porque es la Junta de Portavoces la encargada de decidir el orden de los proyectos de ley para el debate en el pleno del Congreso, y la segunda es que la Junta de Portavoces debe aprobar la agenda del pleno.
En el argot popular eso se llama “tirar la pelota”, porque una cosa es la agenda del pleno y otra es el orden en que se debaten los proyectos de ley que forman la agenda del pleno.
La razón por la que la presidencia elige el orden del debate de los proyectos de ley en el pleno del Congreso obedece a causas prácticas y no esotéricas, ya que tiene que evaluar si: está el presidente de la comisión que sustentará el debate; si hay el número de congresistas necesarios para realizar la votación; si están presentes los congresistas que se han inscrito en la lista de oradores. Y ello se realiza con el fin de no entorpecer el normal desarrollo de las sesiones. ¿Se imaginan si se pone en debate un proyecto de ley cuando quien lo deba sustentar no está en el plenario y hay que esperarlo para que la sesión continúe? Simplemente la sesión se paralizaría. Por esa razón el presidente tiene libertad para poner los temas al debate. Es decir evalúa previamente el escenario.
Ahora bien, para que pueda debatirse el proyecto de ley de devolución de los fondos de la ONP, adicionalmente el mismo grupo de congresistas de forma multipartidaria redactaron un Acta Virtual incorporando a la agenda del pleno la insistencia del proyecto de devolución de los fondos de la ONP, sin embargo, la presidenta desconociendo el acuerdo virtual de las bancadas manifestó que ello dependerá de la Junta de Portavoces. ¿What? Casualmente el Acta Virtual es el acuerdo de los grupos parlamentarios para incorporar a la agenda el proyecto de ley, es decir que ya no se necesita que la Junta de Portavoces se reúna presencialmente.
Estás prácticas dilatorias sólo existen cuando hay un “trabajo en pared” con el Poder Ejecutivo, espero equivocarme. Mucha gente espera sus fondos.