Nuestro colegio en la secundaria se llamaba Miguel Grau. Y un día como hoy, todos los 8 de octubre, celebraba su aniversario con fuegos artificiales y música que no necesariamente revelaba el acto heroico de Angamos. El colegio mismo había perdido la mística de quien le otorgaba su nombre.

En la entrada, al lado del piso maltrecho y la pared carcomida por la humedad y el moho, un exestudiante había dibujado al Caballero de los Mares. Sin embargo, el tiempo había demostrado que un héroe como él también se podía perder detrás de la suciedad y el olvido.

Esa imagen que veíamos cada mañana en aquel colegio estatal, precisamente, simbolizaba a muchos héroes también olvidados por las generaciones posteriores en similares circunstancias.

Un 8 de octubre de 1879, Miguel Grau Seminario fue protagonista de uno de los momentos más memorables de la historia peruana en el Combate de Angamos. La escena del Almirante al mando del Huáscar arengando a su tripulación, mientras era alcanzado por una granada que había lanzado el acorazado Cochrane, era un acontecimiento que nos habían repetido casi todos los profesores en la secundaria año tras año. Sin embargo, nunca fue suficiente.

La memoria de un adolescente puede ser mucho más frágil que el de otras personas, esa que algunos llaman memoria selectiva. Lo cierto es que a ese grupo de escolares poco les interesaba recordar fechas, héroes, acontecimientos o nombres de combates, salvo el que por obligación o por acto reiterativo lo teníamos presente incluso en la parte trasera de nuestra casaca de educación física.

Así como sucedió con Miguel Grau, otros héroes habían pasado desapercibidos para muchos adolescentes que nunca entendieron la magnitud del problema. Todos esos héroes aparecieron esporádicamente para memorizarlos brevemente para el examen y, más allá de ello, eran solo imágenes que transitaban y desaparecían luego de las clases. En la actualidad la figura parece ser muy similar y con muchos eventos de nuestra historia que deberían merecer especial atención.

Así como el héroe del Combate de Angamos, existen muchos otros que son apenas recordados momentáneamente por una fecha, por un feriado, y más allá de ello, solo son nombres ocultos en el calendario.

Así, existen otros héroes olvidados que se congelaron en el tiempo y cuyo acto heroico quedará reservado para exhibirlo a través del turismo, ese del que nos enorgullecemos, incluso muchas veces sin conocerlo, y sin conocer, además, la historia que existe detrás de todo.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.