El sector salud continúa en crisis; los faros de la noticia de la pandemia ahora se dirigen a las vacunas contra el coronavirus, el Ministerio de Salud utiliza esta coyuntura para soslayar y relegar otros temas de salud importantes en la lucha contra la pandemia como son los recursos humanos y la eficiencia en la gestión del sector.
Recientemente la ministra de Salud ha realizado una presentación de las “Acciones Realizadas Frente al Marco de la Covid-19 en el Perú”, en la cual los temas relacionados a la compra de vacunas y la cadena de frío han sido su principal objetivo. Hasta el momento no está definida la fecha exacta en que estas vacunas comenzarán a ser suministradas en el país. Tentativamente, la oferta de entrega de las primeras vacunas sería en el primer semestre de 2021, aproximadamente 5 millones 750 mil dosis serían entregadas por el Laboratorio Pfizer. Peo estas vacunas necesitarían una logística especial para su mantenimiento y preservación (cadena de frío) con la cual el país no cuenta todavía.
En su presentación hay falta de sinceramiento de la data relacionada con la evolución de la pandemia en el Perú, son cerca de 80 mil peruanos muertos por covid y no 36 mil. Los diagnósticos no son comparables con otros países; mientras que en el Perú se han utilizado mayoritariamente las llamadas “pruebas rápidas” con un alto porcentaje de falsos negativos, en otros países, inclusive de Latinoamérica, se han utilizado otros métodos de diagnóstico más precisos, incluyendo las “pruebas moleculares”. El número promedio de “pruebas moleculares” de diagnóstico a nuestra población siempre ha sido menor, comparado con otros países.
Hay una notoria omisión del rol del recurso humano, sólo se le menciona indirectamente en las acciones de “fortalecimiento” de los niveles de atención. Un colega amigo me manifestaba, “el recurso humano es crítico, no existe un cuadro de mando detallado por dotación actual y requerida en el tiempo, por profesión, especialidad y operatividad…”. Este enfoque técnico refleja una cruda realidad sobre lo que percibimos quienes hemos hecho frente a la pandemia y aún estamos en nuestro puesto de trabajo, lo sintetizamos en abandono por parte de las autoridades de gobierno. Tanto el Minsa como EsSalud continuamente incumplen disposiciones relacionadas con mejores y seguras condiciones de trabajo establecidas en actas y normas legales.
Mientras que la ministra de Salud pretende ignorar el cumplimiento de estas disposiciones, la presidenta ejecutiva de EsSalud no solamente las incumple, sino que realiza actos que son considerados como persecutorios y amenazantes contra los dirigentes de los trabajadores… Mientras que en el sector salud se siga viviendo el vizcarrismo sin Vizcarra, los trabajadores de salud seguirán siendo los verdaderos héroes abandonados.