Lucha anticorrupción: política de Estado

Lucha anticorrupción: política de Estado

El último informe sobre los derechos humanos en el país, emitido por los Estados Unidos de Norteamérica, indica que nos encontramos en un estado de casi postración institucional y carcomidos por una indetenible corrupción que se ha infiltrado en el Estado, en la sociedad y en la conciencia individual y colectiva de la nación, lo que facilita la caída en las demás falencias que se detallan en el informe en mención.

La señora presidente ha salido de inmediato a responder que su gobierno va a desarrollar una política de “tolerancia cero” contra la corrupción, pero sin decir cómo ni con qué, porque el problema es tan complejo que no se resuelve mirando solo a la Contraloría, a las oficinas de Integridad y al sistema de justicia porque el desafío consiste en construir una estructura de control previo y concurrente eficaz y efectivo, con gente eficiente y honesta, para disminuir la presión en el control posterior que nunca da respuestas oportunas.

No olvidemos que el Perú está postulando a integrar la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE) que es una especie de club exclusivo de países desarrollados que tienen un estándar de institucionalidad muy alto y controles no perfectos, pero eficaces para mantener la paz social, el libre mercado con libertad competitiva y alta tecnología productiva cuyos integrantes forman el gran bloque económico occidental liderado por los Estados Unidos de Norteamérica.

Recordemos también que el Perú pudo incorporarse al APEC (Cooperación Económica Asia Pacífico) y forma parte de la Alianza del Pacífico junto a Chile, Colombia y México y aunque no tenemos muy buenas relaciones con el México de López Obrador, el bloque económico tiene vida propia y este año le corresponde al Perú detentar la presidencia del mismo.

Con la construcción del megapuerto de Chancay y del también mega aeropuerto “Jorge Chávez”, el Perú se ha convertido en el fiel de la balanza para el intercambio comercial con el Asia a través del Océano Pacífico aunque también en un espacio de sorda guerra geoestratégica entre China y Estados Unidos.

A este respecto es importante evaluar la razón y resultados de la gira de nuestro Canciller por Europa y China, así como la visita que, también ocurrió en el curso de esta semana, hizo el presidente de la República Popular China a Europa.

Lo cierto es que el Perú tiene un escenario abierto al mundo con un potencial de incalculable magnitud y no puede presentarse como un Estado plagado de corrupción y sin una sólida institucionalidad, peor con un sistema de justicia en guerra interna y externa, de modo que la lucha contra esta plaga requiere de decisión política para eliminar de raíz lo que está mal y reestructurar lo que tiene que ser reconstruido.

El sistema de control puede perfeccionarse y obtenerse resultados concretos. De eso trataremos en otra oportunidad.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookXInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.