Así definió el excandidato Hernando de Soto la segunda vuelta presidencial en la que estamos metidos. Exactamente dijo: “Esta es una lucha de clases , disimulada en un proceso electoral”. El frustrado  aspirante a jefe de Estado –por el que votamos para más desengaño- equipara a su manera  la competencia entre los dos contendientes que quedan  y con quienes pretende “conversar” para lograr concertar o moderar  sus propuestas de gobierno creyendo utópicamente que se puede mezclar el agua con el aceite o hallar la cuadratura del círculo. Pontifica que “ninguno de los candidatos nos ofrece una solución viable para nuestro país”; ofrece, incluso, la intervención no sólo de él sino de ilustres personalidades extranjeras  a fin de lograr el objetivo  y acaba afirmando que después  definirá su voto. Vaya “vanitas” del personaje que, con seguridad, ha decepcionado a la casi totalidad de sus electores que no seguirán sus pasos ni dilemas pseudo hamletianos.

Resulta deplorable que De Soto utilice el lenguaje marxista para describir los comicios y descartar o desvalorizar por igual a los pretendientes en liza, máxime después del horror vivido en el Perú por la subversión terrorista senderista. La verdad, no sabemos hasta dónde quiere llevar su egolátrico juego pero lo que sí sabemos es que si alguien quiere impulsar la nefasta lucha de clases en el país, ése es el postulante Castillo al alimón con el reo Cerrón y adláteres radicales y antidemócratas. Basta escucharlos y leer  su mamotreto de ideario y plan de gobierno “socialista, marxista, leninista y mariateguista”. Para los que lo hayan olvidado o nunca lo han leído –atentos “millennials” y demás-, la lucha de clases según el fracasado marxismo-leninismo  “conduce necesariamente a la dictadura del proletariado, cuyo fin consiste en aniquilar las clases como tales y establecer una sociedad comunista”. Más claro ni el agua potable. Vade retro, Satana! ¡AMÉN!

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.