Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:

¿Agoniza la batalla anticorrupción?

Estamos advertidos. La crispación social está en marcha. Soterrada por el momento, pero en franco proceso de ebullición. Las elecciones de 2021 constituyen el escaparate donde se verá reflejado el estallido popular a través del voto. El pronóstico es bastante negativo hasta el momento. La indignación del ‘populorum’ va en permanente aumento.

La razón no es otra que esa vergonzante –hasta punible– conducta de la mayoría de burócratas privilegiados quienes integran el Poder Judicial, la Fiscalía de la Nación y el Tribunal Constitucional. Todo el sistema jurisdiccional peruano está podrido, plagado de corrupción, colmado por mafias que trafican con la Justicia a cambio de dinero –de grandes sumas de dinero– y de favoritismo desde el poder político. También mediático. En tiempos del fujimontesinismo, la progresía se rasgaba las vestiduras denunciando la descomposición, inmoralidad y purulencia del Poder Judicial. Al extremo que este acabó descabezado tras la llegada al poder del toledato –¡con Alejandro Toledo a la cabeza, uno de los mayores corruptos de la historia!– y posteriormente transformado en ese esperpento que es ahora, donde todo resulta previsible mirando a través del cristal de la maquinación, el engaño, el cebo y la trampa. Dicho sea de paso, recordemos que el pope de los progre, Diego García Sayán, prestó servicios al Poder Judicial de Fujimori a través de su oenegé Comisión Andina de Juristas, cobrándole mucho dinero a quien luego ajustició por corrupto. ¿Será acaso que dentro de aquel “asesoramiento” quedó sembrado el embrión de la actual putrefacción del sistema de justicia peruano? Por tanto resulta sarcástico que los progre maldijeran por corrupta a la Justicia en tiempos del fujimontesinismo, mientras hoy aplauden su desprestigiado comportamiento poniendo en serio riesgo la jurisprudencia en esta nación. Porque si durante el fujimontesinismo se imputaba a los jueces por acatar órdenes del gobierno, ahora resulta que el gobierno no solo influye en sus decisiones mediante el chantaje presupuestal –que aumenta o rebaja sus salarios–, sino que el Becerro de Oro –el rey dinero del poder– es otra fuente directa a la que apelan algunos jueces y fiscales.

La Fiscalía permite que Toledo siga libre, ganando dinero en EE.UU. y burlándose del pueblo que cada día se indigna más con tanto latrocinio impune. Ollanta y Nadine Humala están libres y convertidos en víctimas, habiendo sido excarcelados tras ro-bar-le al Perú no menos de US$ 3 millones como se explica claramente en las “agendas” escritas por su esposita. ¿Cómo dice que dijo, parodiando a Cantinflas? Pues que el voluble Tribunal Constitucional no solo dispuso su libertad, sino que temerariamente legisló en positivo dejándoles así expedito el escape a otros implicados en similares corruptelas. Las constructoras locales que asociadas con Odebrecht fueron imputadas por Marcelo Odebrecht como cómplices de la multimillonaria entrega de sobornos a expresidentes y otras autoridades peruanas, sin embargo, pese a haber sido acusadas por el fiscal ante el Poder Judicial, este ha decidido separarlas del proceso, lo que significa que no solo no serán condenadas sino que ni siquiera serán juzgadas.

ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados

Top
Raúl Diez Canseco responde a cuestionamientos de Alfredo Barnechea

Raúl Diez Canseco responde a cuestionamientos de Alfredo Barnechea