Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:





Amenazados por la justicia mediática

En vana desesperación –y secuestrado por la mafia progre-marxista– el vizcarrismo da bandazo tras bandazo en una atropellada carrera hacia ninguna parte. Este frenesí es para no perder protagonismo. Y sobre todo, para no caer en el rating de las encuestas prefabricadas por la prensa mafiosa vendida a Palacio a cambio del avisaje estatal. Un ejercicio que no puede sostenerse más allá del año de vigencia que lleva el presidente Vizcarra administrando el país. Porque simplemente se basa en el humo de los fuegos artificiales que elabora la progresía de la mano de los medios venales que acompañan a este gobierno. En consecuencia, la falta de sustancia –motivada por la carencia de un plan de gobierno efectivo, un presidente con la cabeza bien amoblada, y además un consejo de ministros compuesto por gente experimentada, pensante y actuante– impide que siga adelante este juego de tronos forjado en la nada. El Perú navega al garete. Las crujientes cuadernas de su economía no dan para más. La improvisación y en especial la incapacidad del régimen Vizcarra mantienen estancado al país. Aunque, eso sí, esta inmensa ineptitud viene adornada por una verborrea enfermiza, repetitiva y falsaria sobre una supuesta “lucha contra la corrupción” encabezada por el mesías Martín Vizcarra. Un complemento que viene agotándose por su propia inconsistencia.

Aunque si bien no tenemos gobierno que rija en materias de prevención, planificación, manejo económico, etc., lo que sí existe es una mafia –el clan progre-marxista que se ha apropiado del poder, arropado tras la fruslería de la gestión Vizcarra– que manipula a la Fiscalía de la Nación, al Poder Judicial y a aquellos llamados “grandes medios de comunicación” que ahora manejan lo que se denomina “justicia mediática”. Paroxismo que viene imponiéndosele a un Poder Judicial ya extenuado presupuestalmente y muy debilitado mediáticamente –además de rendido ante un omnipotente Poder Ejecutivo– para que deje de hacer Justicia apoyado únicamente en la Constitución y la Ley, como corresponde.

En medio de semejante disparate, florecen exponencialmente ataques contra quienes no se rinden ante el –ni se venden al– oficialismo. Acaba de ocurrirle a Aldo Mariátegui, periodista honorable, intachable y estudioso. Según La República –vocero oficioso de Palacio que cita el tuit de un César Romero– resulta que “ante la pregunta del fiscal”, el ex gerente de Odebrecht Raymundo Trinidade, “éste reveló” que tuvo reuniones con “dos congresistas y un periodista”, insinuando que se trata de Mariátegui. Pero, ¿por qué los fiscales-actores Vela y Pérez preguntaron a Trinidade sobre este asunto no relacionado con el caso bajo investigación? Inclusive según ese mismo periódico, “las reuniones de Trinidade con los dos congresistas y el periodista no tuvieron el propósito de que alguno de ellos solicitara previamente apoyo para algún proyecto específico”. Es manifiesta entonces la intencionalidad de la interrogación de estos fiscales-actores: proveerle de municiones a la progresía-marxista que maneja los hilos del régimen para atacar a quienes no son sus amigos. Mariátegui, apelando a su coraje y honorabilidad, deslindó tajantemente semejante insinuación. Sin embargo el propósito es evidente: desacreditar al periodismo independiente.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Vizcarra sube cinco puntos en junio: llega a 43 por ciento

Vizcarra sube cinco puntos en junio: llega a 43 por ciento