Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:



Campaña fascista contra el Congreso

Es evidente el desmoronamiento de la tan cacareada reforma judicial. La explicación no es otra que su fundamento se encuentra mortalmente resquebrajado. Y no hay que ser zahorí para determinar que la razón de semejante fractura fundacional estriba en las leyes de pésima calidad que han dado origen a tal enmienda por parte de nuestro ordenamiento judicial. En concreto, hablamos de seis proyectos de ley redactados a trompicones por un club de amigos del presidente Vizcarra –especialistas en nada, por supuesto– que abarcan: 1) agilizar los juicios administrativos del los ciudadanos contra el Estado; 2) avalar la probidad de los profesionales que operan en el sistema judicial; 3) acceso a la información por los funcionarios que participan en el sistema judicial; 4) institucionalizar el Consejo de Reforma del Sistema de Justicia; y 6) eliminar los procesos contenciosos administrativos en la Fiscalía.

El 7 de junio Vizcarra enviaba los seis proyectos de ley al Congreso, exigiendo que los legisladores los aprueben en un plazo perentorio y sin cambiarle “la esencia” a su propuesta. Es decir, el jefe del Ejecutivo pretendía utilizar de mesa de partes al Poder Legislativo. Cinco semanas después, quedan varios proyectos de ley por aprobar. El Poder Legislativo –exhibiendo acertadamente una actitud de dignidad– ha desafiado la inconstitucional presión de Vizcarra quien, maliciosamente, persevera en clausurar el Congreso agravando la crispación que reina en el país, profundizando la delicadísima situación socioeconómica nacional, y ahuyentando la inversión privada. Sin embargo, como desenlace de semejante intimidación –aunada a la inconsistencia de estos seis proyectos enviados al Congreso bajo amedrentamiento inaceptable– las primeras leyes aprobadas por un Parlamento acorralado y apercibido acabaron siendo un reverendo adefesio. El fiasco más simbólico de todos ha sido el vergonzante papelón durante la selección de los aspirantes a la futura Junta Nacional de Justicia.

Vizcarra insiste en clausurar el Congreso si en la fecha que ha fijado y “sin cambiarle el sentido” el Parlamento convierte en leyes los proyectos elaborados por la autocracia instalada en Palacio de Gobierno. No obstante, ignorando las consecuencias de sus arremetidas golpistas contra el Poder Legislativo ayer Vizcarra persistía en humillar públicamente al Parlamento con su fascista campaña de demolición, denunciando que “hace más de un mes este Congreso estudia seis propuestas para cambiar el sistema judicial, no obstante hasta ahora solamente ha aprobado una.” En otras palabras, para satisfacer su ego y contentar a las huestes progre-marxistas que lo manipulan, lo que pretende Vizcarra es que el Congreso siga actuando como legicida, produciendo normas incongruentes que lo que hacen es empeorar la inviabilidad del fallido Estado peruano. En síntesis, busca nuevos papelones. Como el naufragio ocurrido al elegir al doctor Pedro Patrón Bedoya causándole un daño injusto por culpa de las incoherentes propuestas del Poder Ejecutivo. Quizá lo más terrible de todo sea que frente a tamaña arbitrariedad –continuar desprestigiando al Poder Legislativo, al cual se le conmina a someterse los ucases del jerarca VIzcarra– el periodismo vendido a Palacio aplauda alegremente semejante atentado contra la democracia y el Estado de Derecho.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Caso Keiko Fujimori: Fuerza Popular es incluida en investigación

Caso Keiko Fujimori: Fuerza Popular es incluida en investigación