Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:



¡Congreso movió su ficha, jaqueando a Vizcarra!

Mostrando un temperamento impecable, una actitud valiente y sobre un todo talante democrático, por quince votos a favor y apenas uno en contra –mayoría apabullante- la comisión de Constitución del Congreso de la República aprobó el archivamiento de la propuesta presentada por el presidente de la República, Martín Vizcarra, para que, de manera transitoria, el poder Legislativo reforme la Constitución disponiendo que, “por esta vez”, el período de gobierno del régimen elegido por el pueblo el año 2016 tenga solamente cuatro años de vigencia, en vez del lustro que dispone la Carta Magna.

Una iniciativa peligrosísima porque sentaría el precedente para que, cada vez que algún gobernante no sepa gestionar el país –como ocurre con Vizcarra- o cuando algún mesiánico enquistado en palacio pretenda prorrogar su mandato, simplemente cambie las reglas del juego bajo las cuales lo eligió el pueblo. Proposición inaceptable para un país que respeta la democracia y se apega al Estado de Derecho.

Vizcarra pretendía chantajear al Congreso obligándolo a convertir en ley una reforma inconstitucional; caso contrario lo disolvería. Pero, ¿quién es Vizcarra? El 2008 lideró el “moqueguazo” en protesta contra Southern.

Dispuso la toma de la Panamericana Sur y paralizó Moquegua. Una década después Southern volvió a ser embestida por Vizcarra ya como presidente, otorgándole y luego revocándole la licencia de operación para Tía María en connivencia con el antiminero Cáceres Llica, cacique de Arequipa, y la gente sembrada por la izquierda para liquidar la minería.

Un audio lo desenmascaró encerrado clandestinamente en Arequipa traicionando al Perú, manifestándole a los rabiosos antisociales que, también secretamente, había decidido anular la licencia que el ministro de Energía y Minas otorgó a Southern. Inclusive imploró el apoyo de la cúpula antiminera pidiéndole “ideas” para justificar dicha anulación, comprometiéndola a que si en determinado plazo no lograba anular la licencia inicie protestas callejeras para “presionar” al Estado. Fue elegido gobernador de Moquegua.

Por ello arrastra 34 indagaciones por corrupción. Luego Kuczynski lo sembró en su plancha presidencial, lo nombró jefe de campaña y después ministro de Transportes. De ahí salió maculado por el affaire Chinchero. Rogó que el fujimorismo –partido al cual luego traicionaría- lo eligiese para reemplazar a Kuczynski. Desde entonces continúa el mismo libreto.

Ante la platea, apela a la democracia y la Constitución, pero a escondidas cabildea con los progre-marxistas –antidemocráticos por antonomasia- para quebrar la Constitución. Destaca su vesánica campaña contra el Parlamento vociferando que es despilfarrador, inepto, impopular y corrompido. Para después argumentar que el pueblo le exige que lo clausure. Somete al Legislativo contratando a “notables” para que elaboren proyectos de leyes que luego exige las apruebe, tal cual, el Parlamento, y en el plazo que él ordene. Ha copado la Fiscalía con dos fiscales -viles y desaforados- que operan como alfiles suyos; se hizo designar presidente de la fallida entidad que nombraría a los integrantes de la Junta Nacional de Justicia, pisoteando al poder Judicial, etc..

El Legislativo movió ficha jaqueando a Vizcarra. Veremos cómo reacciona un presidente desgastado políticamente y abrumado socialmente.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Zulema Tomás: “Si tuve una omisión, eso no puede mancillar al Gobierno”

Zulema Tomás: “Si tuve una omisión, eso no puede mancillar al Gobierno”