Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:



CVR: Peligroso antecedente de irreconciliación

El mundo al revés

El Papa Francisco no pierde oportunidad en Latinoamérica. Pretendió mediar entre el intolerable Nicolás Maduro y la oposición venezolana y acabó desairado por el tirano de Venezuela. Ahora último gestionó una reunión personal con  Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, y Álvaro Uribe, ex mandatario colombiano. ¿El objetivo? No era otro que dulcificar a Uribe para que Santos acabe imponiendo su acuerdo de paz con las farc, larvado en La Habana bajo la batuta del tiranosaurio Raúl Castro. Uribe, como es sabido, enarboló la oposición al referéndum convocado por Santos para que el pueblo colombiano defina si estaba o no de acuerdo con el borrón y cuenta nueva trazado en el mencionado acuerdo. Evidentemente la mayoría de los colombianos le dijo un NO rotundo al presidente Santos. Sin embargo, apoyado por la progresía que mistifica a los terroristas llamándolos guerrilleros o luchadores sociales, Santos volvió a la carga “renegociando” el convenio en la misma La Habana, bajo la mirada directa del propio Castro, presentando al mundo un “nuevo acuerdo de paz” que, en rigor, era exactamente el mismo de antes pero con puntos, comas y exclamaciones adicionales. Como acicate para que no desfalleciera, los progre políticamente correctos llegaron al colmo de la desesperación concediéndole a Santos el Nobel de la Paz, hoy apenas un diploma gregario. Lo hicieron días después del revés que sufriera cuando el pueblo de Colombia rechazó por mayoría los términos del acuerdo. Luego de este gran aliciente de la progresía, el Papa se entusiasmó convocándolo a la cita que hemos reseñado.

Un crítico artículo de Juan Manuel de Prada aparecido en ABC comenta así la reunión sostenida entre el Sumo Pontífice, Santos y Uribe. ”También se le puede presentar como un príncipe de la paz a un ridículo benigüegüi del mundialismo como Juan Manuel Santos, que en su discurso de recepción del Nobel parecía más que nunca una marioneta inflada de bótox, escupiendo tópicos a mansalva. Por supuesto, la paz que este benigüegüi  bendice es una falsificación pérfida, rebozadita de emotivismos de la peor calaña, un irenismo hipócrita que disfraza de elevados sentimientos lo que no es sino desistimiento y rendición, acatamiento del crimen, entrega de una nación a los asesinos que la diezmaron. Una paz, en fin, si justicia, una montaña de injusticias anestesiadas por la morfina del pacifismo que un día estallará como un Etna preñado de resentimientos. Ya nos advertía Chesterton que, mucho pero que la guerra, es la falsa conciliación.”

Este mismo concepto de paz –o reconciliación, que para el efecto es exactamente lo mismo- usaron los miembros de la CVR para imponernos un amiste forzado con los sanguinarios, dinamiteros y feroces terroristas de sendero luminoso y mrta, a quienes por arte de birlibirloque la izquierda convirtió en víctimas y, a su vez, transfiguró en victimarios a los policías, soldados y las autoridades civiles que actuaron en defensa de la sociedad peruana, atacada a mansalva y sangre y fuego por unos miserables genocidas a quienes los comisionados de la verdad han bautizado como luchadores sociales.

LUIS GARCÍA MIRÓ ELGUERA



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Incluyen a Nadine Heredia en investigación por “Club de la Construcción”

Incluyen a Nadine Heredia en investigación por “Club de la Construcción”