Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:





Defendamos el último bastión democrático

En un mes debería estar definida la nueva Directiva del Congreso Nacional. Pero los días avanzan y las posiciones entre diferentes bancadas transpiran muy liadas. Para empezar Fuerza Popular sigue deshojando margaritas. Como si se tratara de jueguitos tontos. Es evidente que el tortuoso descabezamiento de esa agrupación –tras el ilegal encarcelamiento de su líder partidaria, Keiko Fujimori, aunado el divisionismo familiar impulsado por Kuczynski dinamitando así la impronta del centro-derecha peruano que obtuvo 72 % de los votos en 2016– ha desorientado seriamente al otrora contundente fujimorismo. Sin embargo a estas alturas –en medio de una coyuntura donde el Poder Ejecutivo se mantiene emperrechinado en disolver el Congreso, y la izquierda progre-marxista ha arrebatado las riendas de ese decisivo poder del Estado para reconducirlo a la noche de los tiempos velasquistas– resulta un monumental disparate que Fuerza Popular pretenda seguir manteniendo la presidencia del Poder Legislativo, después de tres años de una gestión pobrísima al frente del Parlamento Nacional. No solo en lo que toca al lamentable comportamiento de ciertos portavoces encargados de dirigir la Mesa Directiva del Congreso sino fundamentalmente en lo que respecta a su orfandad para producir proyectos de leyes de calidad, y asimismo a su carencia de reformas de probada trascendencia. En este orden de ideas, el fujimorismo no debe presidir la Mesa Directiva Legislativa que tendrá a su cargo los destinos del Parlamento a partir de julio entrante. Su misión ahora es articular una estrategia de recomposición política y partidaria, a partir de cederle la posta a las otras agrupaciones de centro –Acción Popular y Apra, particularmente– evidenciando que el fujimorismo no es sectario sino solidario con aquellos partidos que profesan intereses ideológicos similares. Estos son momentos de apertura, no de cerrazón, como desafortunadamente todavía consideran ciertos termocéfalos de Fuerza Popular.

El Perú atraviesa por tiempos complicados, señores del fujimorismo. Esto no es juego. Y si ustedes son incapaces de sopesar tales circunstancias, entonces continuarán por el camino de esa nadería que los llevará a la desaparición. ¡Necesitan sumar fuerzas con otras agrupaciones políticas! ¡Deben ponerle coto a la embestida velasco-chavista que promociona un presidente Vizcarra chantajeado por la progresía marxista! Esta ralea marxista considera que ha llegado el día de vindicarse de la derecha, tras la derrota que sufriera –con todas las de la ley– por enfrentarse sanguinariamente al Estado peruano. Si bien consideran que vengaron la derrota de su huestes de choque –mrta y sendero luminoso– humillando judicialmente al Perú ante la CIDH, ahora los progre-marxistas procuran repetirlo en el campo de los hechos. ¿Cómo? Capturando el poder político mediante un fariseo golpe de Estado que promueve arteramente el presidente Vizcarra apelando al sambenito de una inexistente lucha anticorrupción, así como a embusteras reformas políticas que solamente apuntan a ridiculizar al principal bastión democrático del Estado: el Congreso de la República.

Consecuentemente el próximo presidente del Legislativo debería ser un político como Víctor Andrés García Belaunde –demócrata cabal, legislador experimentado, batallador infatigable– decidido a debelar esta inconstitucional arremetida progre-marxista que personifica un golpista apellidado Vizcarra.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
PJ dicta cuatro meses de prisión preventiva contra Melisa González Gagliuffi

PJ dicta cuatro meses de prisión preventiva contra Melisa González Gagliuffi