Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:





¡Descansa en paz, Alan!

Por culpa de un presidente que no tiene la menor idea de lo que significa gobernar una nación en democracia y libertad –que no es lo mismo que en libertinaje– y menos aún las agallas para imponer el orden que el Perú requiere –en un escenario agravado por el caos sociopolítico y económico que lo embarga, sumado a la enorme anarquía que promueve el Ejecutivo desprestigiando al Congreso y vilipendiando a todas aquellas fuerzas políticas que no se alinean con Palacio–, el Perú avanza a pasos agigantados a un escenario de desorden, donde quien mangonea es una prensa subvencionada por el gobernante, bajo la mascarada de la publicidad estatal. Prensa dedicada a denostar honras y perseguir a los opositores del oficialismo dizque para combatir la corrupción. Al amparo de este paradigma institucionalizado por el actual jefe de Estado –que más tiene de verborrea que de certeza, como lo comprueban las acusaciones sobre hechos de corrupción que lo rodean; y sin embargo él ni se inmuta, menos todavía aclara– el periodismo venal azuzado por camorras del poder fáctico como ideele –dirigida por Gorriti, uno de los operarios que llevara a Palacio al corrupto expresidente Toledo– se ha volcado a la persecución implacable de todo aquel que no comulgue con las ideas de la progresía marxista, que en el fondo es el actual centro del poder de nuestro país.

Sirva este preámbulo para situar en contexto la tragedia ocurrida ayer: el fallecimiento –por voluntad propia– de Alan García, dos veces presidente. Durante quince años ha sido denostado, injuriado y maltratado hasta el agotamiento so pretexto de que incurrió en actos de corrupción. Aunque esto que hoy se llama la “justicia peruana” –manejada asimismo por la progresía marxista– jamás pudo demostrarlo. Inclusive ahora último, a consecuencia del affaire Lava Jato, el dicterio alcanzó cotas vergonzosas. A García se le acusaba porque la fiscalía –direccionada por el clan progre marxista– “sospechaba” que los implicados en actos de corrupción de su partido recibieron dichas prebendas para endosárselas al dos veces exmandatario. Y como señalábamos ayer, “nuestras leyes permiten que el Ministerio Público logre que ciertos jueces condenen hasta por 36 meses de carcelería preventiva a cualquier paisano que caiga en manos de unos fiscales temerarios. Ejemplo, la dupla Vela Barba – Pérez. ¡Tres años para que la Fiscalía investigue un crimen! ¡Tres años menos de vida en libertad que el inculpado jamás recuperará! ¡Tres años de coerción para facilitarle el trabajo a unos fiscales encargados de perseguir el crimen acostumbrados a hacerlo sin fundamentos; a base de suposiciones, de trascendidos, hipótesis y/o cualquier otra forma de suspicacia que pone en duda la certeza misma de la incriminación. Inclusive existen innumerables ejemplos en los cuales, tras cumplir el imputado tres años de prisión, el fiscal aún no formaliza acusación y el sospechoso tiene que permanecer en los calabozos.”

Hombre con dignidad, solvencia e integridad, antes de verse humillado por la morralla que lo persiguiera miserablemente García optó por salvaguardar su honra induciendo su muerte. ¡Descanse en paz, presidente Alan García!





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Domingo Pérez suma otro fracaso: no pudo encarcelar a PPK

Domingo Pérez suma otro fracaso: no pudo encarcelar a PPK