Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:






Después del referendo, ¿qué?

Concluido el trámite del tan cacareado referendo, ¿cuál será el siguiente señuelo del régimen vizcarrino para mantener alienada a una parte de la sociedad, con el cuento de que su gobierno mejorará la maltratada situación del Perú? ¿Acaso seguirá sacando conejos de la chistera hasta que se le agoten las neuronas a sus asesores zurdos? Lo más probable, amable lector, es que a corto/mediano plazo tengamos otro referendo. Lo intuimos porque los gurús palaciegos se empecinan en repetir que la “democracia directa” es la verdadera democracia. Como si no supiéramos que las democracias con apellido son instrumentos execrables, utilizados precisamente por los gobernantes de ínfima intensidad democrática.

Es posible entonces que los operadores del presidente Vizcarra insistan en proponerle nuevos referendos para seguir lavándole la cabeza al poblador, refregándole que la consulta popular es “la expresión más clara del pueblo”. Cuando es conocido que toda “consulta” ciudadana viene adulterada por aquel estado de ánimo que por un lado deforma el oficialismo, victimizándose como en este caso; y por otra parte la prensa hipotecada al poder, que impone el libreto de sus operadores izquierdistas: auspiciar sicosociales al más puro estilo montesinista para embrutecer al poblador hasta anularle la voluntad. Aunque finalmente los palaciegos siempre tendrán a la mano el “service” de la encuesta contratada por sus socios del periodismo venal para validar coyunturas que apoyen los referendos.

La cuestión es que los referendos no son infinitos. Peor todavía. La gente se satura de votar por algo que, más temprano que tarde, se entera de que resultó siendo otra engañifa. Por tanto el peligro de este recurso populista es que la izquierda –siempre mucho más astuta y preparada, políticamente hablando– se encargará muy pronto de cuadrar a este régimen pusilánime, engañoso y arrogante, obligándolo a convocar al verdadero referendo que buscan los antisistema: la Asamblea Constituyente. Vale decir, el arma de la izquierda para apropiarse del poder so pretexto de “cambiar una Constitución de corte imperialista, empobrecedora y causante de todos los males que ha soportado el país desde su promulgación en 1993”.

Empezando por culparla del terrorífico episodio de corrupción que ha indignado a la sociedad. Así han empezado dictaduras emblemáticas como la chavista, que ha arruinado no solo a Venezuela sino a Ecuador, Nicaragua, Argentina y Bolivia. Inclusive en estos días los bolivianos están protestando en las calles porque el autócrata Evo Morales insiste en presentarse a la reelección ¡por cuarta vez! Acá cayó Fujimori porque la izquierda “democrática” puso el grito en el cielo cuando candidateó a una segunda reelección. No obstante, esos mismos “demócratas” de nuestra izquierda aplauden la impronta del camarada Evo.

Volviendo a nuestra realidad, el presidente Vizcarra reventará fuegos artificiales para celebrar su referendo. Pero esta gesta no durará. Su ineficiencia e improvisación han empobrecido al país, La gente tiene menos recursos económicos; menos hospitales operativos; menos escuelas decentes. Y el referendo no le devuelve eso al ciudadano. Se le agota entonces la demagogia a Vizcarra. ¿Qué dirán de esta realidad los Jorge Nieto, Gino Costa y demás operadores palaciegos?






ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Todo extranjero capturado en delito debe ser deportado

Todo extranjero capturado en delito debe ser deportado