Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:





El avinagrado Vargas Llosa

Vargas Llosa sintetiza de esta manera su atentado contra el progreso del Perú: “En política hay que elegir el mal menor (…) Puede uno equivocarse desde luego, pero en todos estos casos había que votar contra el fujimorismo”. Hoy el Perú nuevamente se enfrenta no solo al retroceso económico –después de haber sido un modelo alabado en el mundo, corroborado por la fenomenal afluencia de inversionistas extranjeros que apostaron por este país– sino a la amenaza del terrorismo de sendero luminoso, aliado con el narcotráfico y trajeado de movimiento democrático. El disfraz que usan los rojos para afianzar su retorno tras el desplome del Muro de Berlín.

Esa mismísima izquierda fanática por Cuba que Vargas Llosa ha vuelto a abrazar en reciprocidad al respaldo que cosechara de ella, entre otros fines, para asegurarse el premio Nobel de Literatura y consolidar asimismo un mundo pleno de fausto, fama y esplendor personal, ahora ya como afamado escritor nacionalizado español y figura universal de las letras.

Pero Vargas Llosa yerra con infamia pretendiendo soslayar las graves consecuencias de su elección política del “mal menor”. Hombre, a Toledo no debe catalogarlo de “mal menor”. La frustración que este personaje corrupto ha despertado entre los peruanos entraña una dosis fenomenal de odio y una profunda entraña de rencor por parte de la inmensa mayoría de ciudadanos. Odio y rencor que sólo se saciará con revanchismo de corte radical, teniendo como telón de fondo la reagrupación de sendero luminoso, patrocinada precisamente por Vargas Llosa a través de un insano proyecto suyo como el mal llamado museo de la memoria. Ese sucedáneo de la comisión de la verdad –también simpatizante de sendero luminoso– cuyo modelo, como reseñara EXPRESO, fue la comisión de la verdad de El Salvador montada por Álvaro de Solo –delegado de Javier Pérez de Cuéllar, entonces Secretario General de la ONU–, Alfredo Cristiani, expresidente de El Salvador que pactó con la cúpula criminal del FMLN, y el inefable García Sayán.

La comisión de la verdad peruana fue instrumentada sin duda para destruir a las Fuerzas Armadas, y reivindicar a los terroristas obligando al Estado a que los indemnice con sendos millones de dólares. Todo eso lo ha convalidado Vargas Llosa al promover el respaldo de los peruanos a candidaturas corrompidas como la de Toledo, o las de Humala y PPK, con el único argumento de que “había que votar contra el fujimorismo”. Lo que en buen romance significaba votar contra ese primitivo jardinerito japonés que se atrevió a derrotarlo en su malhadada candidatura para presidir el Perú.

Vargas Llosa le declaró la guerra a nuestra sociedad por atreverse a votar contra él, eligiendo a un forastero de inferior calidad que consiguió frenar la quiebra financiera nacional y encarcelar a la cúpula senderista, con lo cual se constituyó en líder de una nación liberada del terrorismo. Eso le produjo mayor aborrecimiento, aparte de envidia. El divo Mario nunca asimiló semejante afrenta. Hoy avinagrado tras su eslogan “había que votar contra el fujimorismo” mezquinamente intenta subestimar su imperdonable condena al Perú.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
EN VIVO | Poder Judicial evalúa prisión preventiva contra PPK

EN VIVO | Poder Judicial evalúa prisión preventiva contra PPK