Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:





Entonces, que se vayan todos

Es una barbaridad lo que pretende hacer el presidente Vizcarra: desintegrar a los poderes Legislativo y Judicial so pretexto de batallar contra la corrupción. Mejor cambiémoslo todo: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Contrario sensu avalaríamos veladamente su continuidad en un Ejecutivo cuya jefatura ejerce como sucesor de un expresidente que renunció por serísimas imputaciones, ligadas a esa corrupción a la que tanto promete combatir.

Usted, Presidente, ha visitado en dos ocasiones a Kuczynski en su casa, contraviniendo aquella majestad que le impone el cargo de mandatario que personifica a toda la nación. Su visión y misión es manifiesta: clausurar el Congreso y reorganizar el Poder Judicial. ¿Cierto? Si no, ¿qué es esto, Presidente, de convocar a un medio extranjero para que lo entreviste con el propósito de decirle al mundo que usted no confía en la Justicia de su país y que disolverá el Congreso si no aprueba literalmente las leyes como usted las propone y dentro del plazo que exige? Con estas palabras usted ha advertido al planeta que licenciará a todos los magistrados del Poder Judicial y a nuestros 130 congresistas. ¿Acaso hay diferencia entre este mensaje y aquel del 5 de abril 1992 pronunciado por Fujimori? ¿Cómo valora sus propuestas con las de un indeseable como Maduro, a quien posiblemente critique de la boca para afuera porque ambos coinciden en idénticas sandeces? Desde el día en que Pedro Chávarry asumió la Fiscalía de la Nación, ¿qué tanto le mortifica, en lo personal, la coyuntura que encaran Pedro Pablo Kuczynski, Mercedes Aráoz, Gilbert Violeta y tantos otros miembros del gobierno que usted ha heredado, acosados por sendos problemas derivados del affaire Lava Jato y tantos otros? Porque es indudable, Presidente, que ahora usted no es el mismo Martín Vizcarra que se autoexiliara en la embajada de Canadá tras renunciar al Ministerio de Transportes al verse manoseado por el escándalo Chinchero.

Como tampoco es el mismo Martín Vizcarra que discretamente arribó al país para emprender una aventura, si bien amparada por la Constitución, complejísima por los riesgos que debería encarar. Ni es el Martín Vizcarra que juró como presidente en medio de una espinosa coyuntura política. Reiteramos, aquellos no son los mismos Martín Vizcarra que este Martín Vizcarra que recién conocemos desde el 28 de julio de 2018.

Entonces no es el Perú, el Congreso ni la oposición los que han mutado, Presidente. Es que a usted le han vendido quimeras enquistándole el mismo talante confrontador exhibido por su antecesor. No olvide que PPK ganó la segunda vuelta gracias a: 1) la contratación del “operador” Cavassa (¿acaso fue el artífice del ajustadísimo triunfo por 0.35 %?); y 2) Humala prohibió que votasen los uniformados, complicidad que obligó a PPK a agradecérsela asumiendo como propios sendos proyectos corruptos: Talara, Chinchero, Gasoducto Sur, Metro Línea 2, a un costo de US$ 16,000 millones para el Fisco. Presidente, ¡compórtese como estadista! No alucine con pajaritos de colores. A usted lo están utilizando como pararrayos del pepekausismo. Un régimen que creó esperanza; pero ahora genera mucha frustración e indignación.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Las adendas que acusan a Alejandro Toledo y a Alan García

Las adendas que acusan a Alejandro Toledo y a Alan García