Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:

Genere con-fian-za, presidente Vizcarra

Según la progresía –y el periodismo políticamente correcto que simboliza el consorcio de la concentración mediática– el régimen de Martin Vizcarra está forzado a establecer una alianza política en el Parlamento. Pero claro, “aliarse” únicamente con alguna de las agrupaciones “decentes” allí presentes. Empezando por esa izquierda que aplaude al chavismo y endiosa al castrismo. Y por supuesto, veto absoluto al fujimorismo. Este es propósito perverso del sentimiento “anti” que, desde finales del siglo pasado, sembraron los caviares en este país. Lo denunciamos antes y repetiremos ahora. Estamos ante el mismo “deporte” del antiaprismo. Una estrategia equivocada –como constituyen todos los intentos de censura– que al final termina funcionando como certero boomerang. O si no, recordemos que el Apra llegó a ocupar hasta en dos oportunidades la presidencia del Perú. Un “anti” que hiere los cimientos mismos de la democracia, revive los odios y aviva las pasiones más recónditas, así como exacerba el sentimiento de frustración y excita aquel complejo de inferioridad que caracteriza a la izquierda progresista, caviar, cívica o como quiera llamársele.

“El gobierno de Martín Vizcarra será débil”, sentencia el periódico de la concentración, para exigirle que “busque en el Congreso una base sólida de apoyo”, enrostrándole a la vez el tácito distanciamiento que ha sufrido Vizcarra del entorno parlamentario de los pepekuyes. Y compara al actual mandatario con su predecesor: “PPK tenía apoyo popular principalmente del antifujimorismo. Este no es el caso de Vizcarra (…) no ha podido forjar coalición política alguna con autoridades subnacionales, como consiguió Kuczynski con Yamila Osorio (Arequipa) o Luis Valdez (La Libertad)”. Por supuesto que esta “opinión” la agudiza con los pérfidos guarismos que brindan las “encuestas” contratadas por el consorcio, fabricadas obviamente a la medida de sus intenciones. Según el también llamado “decano de la prensa”, la situación del presidente Vizcarra “no le permitirá llevar a adelante reformas de mediano y largo plazo. Para ello necesita el compromiso del fujimorismo”, concluye el diario capturado por la mafia caviar. Claro, una estrategia sibilina orientada a forzar al presidente Vizcarra para que se entregue a las fauces de la izquierda, que lo escabechará a su gusto para consolidarse rumbo al triunfo electoral el 2021.

El concepto “reformas de mediano y largo plazo” es un subterfugio al cual se recurre cuando políticamente es inviable gobernar apelando al sentido común. Precisamente lo que le sucede a una gestión como la de Vizcarra, sacada de la chistera en aras del Estado de Derecho. Vizcarra debe decirle NO a realizar reformas de corto, mediano y menos de largo plazo. Lo que le corresponde como jefe de Estado de una nación con problemas que pueden derivar en graves –de no adoptarse medidas urgentes y prácticas– es generar con-fian-za estimulando la inversión privada contra viento y marea. Para empezar, destrabando sin miramientos todos los proyectos que mantiene empollados la tramitomanía burocrática, aplicando medidas muy drásticas basadas en el silencio administrativo, por ejemplo. Y, desde luego, emprendiendo sin complejos una inmediata cruzada pro minera.

ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados

Top
Raúl Diez Canseco responde a cuestionamientos de Alfredo Barnechea

Raúl Diez Canseco responde a cuestionamientos de Alfredo Barnechea