Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:



Gobierno con sesgo estalinista

“Vinieron por los apristas pero yo no hice nada porque no soy aprista… Vinieron por los fujimoristas, pero yo no hice nada porque no soy fujimorista… Vinieron por mí, pero ya no hay nadie que proteste en mi defensa.” El sabio poema del luterano Martín Niemóller -sendas veces atribuido a Brecht- cobra vigencia en nuestra sociedad siete décadas después. Veinte años atrás ocurrió lo mismo en Venezuela. Los grandes empresarios y las grandes fortunas venezolanas optaron por callar frente a la persecución que inició Chávez contra sus opositores.

En aquel momento, contra la clase política. Y fíjese, amable lector, en lo que acabó semejante cobardía. Hoy el turno le toca a Perú. Primero fue la implacable persecución contra Alan García y Keiko Fujimori. El primero falleció suicidado, y la segunda permanece un año presa sin siquiera haber sido denunciada formalmente por un fiscal ni mucho menos aún empezado a ser procesada por un juez. Vale decir, somos el país de la arbitrariedad. La nación donde la Fiscalía denuncia a cualquiera por dichos de terceros insuficientemente corroborados, y donde los llamados “colaboradores eficaces” se han constituido en vulgares soplones; en viles delatores al servicio del todopoderoso de Palacio de Gobierno.

En las coyunturas actuales, los colaboradores eficaces, “aceptados” por la Fiscalía, son individuos descastados y claudicantes, que trafican con su soplonería para destripar a los opositores de Vizcarra con tal de quedar ellos librados de estos fiscaletes politizados que maneja el régimen dictatorial de Vizcarra como sus operadores justicieros. Hoy somos un Estado policíaco, donde manda un gobierno inconstitucional que, de facto, ha clausurado el Parlamento para gobernar mediante “decretos de urgencia”; ajeno a todo control por parte del Poder Legislativo, contrapeso en cualquier Estado de Derecho. Un país donde el presidente Vizcarra manipula una policía al estilo de la checa soviética –la Diviac- cuyo encargo es realizar “trabajos de inteligencia política para suprimir y liquidar todo acto desviacionista” que perjudique la marcha del régimen golpista vizcarrino.

Apostilla. Domingo Pérez, todopoderoso mandamás del Ministerio Público -dependiente directo de Palacio de Gobierno- ayer citó públicamente a decena y media de personas vinculadas a Confiep, a prestar “Declaración Testimonial” ante aquel ente draconiano a cargo de investigar a los delincuentes. Entre los convocados por Pérez están Dionisio Romero Paoletti, presidente de Banco de Crédito, Roque Benavides Ganoza, presidente de Minas Buenaventura, Vito Rodríguez Rodríguez, propietario del Grupo Gloria, José Picasso Salinas, presidente de Volcan Compañía Minera, Andrés Von Wedemeyer, presidente de Positiva Compañía de Seguros, Carlos Rodríguez Pastor, presidente del Interbank. El mensaje es sumamente sencillo. O se alinean al gobierno golpista, o se atienen a las consecuencias.

Es lamentable el comportamiento de las instituciones que representan al empresariado. Tanto Confiep, la Cámara de Comercio de Lima como la Sociedad de Industrias guardan sepulcral silencio ante la quiebra de la Constitución perpetrada por el golpismo. Y como bien sabemos, esos silencios no constituyen póliza de seguros alguna para que el régimen autocrático que lidera Martín Vizcarra respete los derechos de las dirigencias de aquellas instituciones. ¡Ahí están las consecuencias!



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Esta es la lista final de candidatos al Congreso por Lima

Esta es la lista final de candidatos al Congreso por Lima