Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:



¿Hacia adonde nos lleva Vizcarra?

  • Fecha Lunes 27 de Enero del 2020
  • Fecha 3:02 am

Este escriba viene alertando al país la sistemática transformación de una democracia como la que vivimos cuando empezó el tercer milenio, hacia una dictadura trajeada de democracia como es la actual. Repasemos. El delincuente Toledo ganó las elecciones jurando que su misión era acabar con la corrupción fujimontesinista. Lo que nunca nos dijo es que su objeto era instaurar una nueva era. Esta vez de megacorrupción, como la que montó en 2001. Pero en beneficio propio, multiplicado a la enésima potencia. No obstante vivimos en Estado de Derecho. Los tres poderes del Estado funcionaban de acuerdo al mandato constitucional. Por lo tanto brillaba la democracia. Hasta que llegó el año 2011 y el cleptómano Ollanta Humala se instaló en palacio. Desde ahí, la democracia en el Perú ha venido perdiendo consistentemente intensidad. Hasta llegar al régimen de Kuczynski, cuando este presunto demócrata decide corromper el poder aliándose con Kenji Fujimori. Este, convertido en tránsfuga, configura una facción de Fuerza Popular (el partido de su hermana Keiko) para salvar de la vacancia a PPK a cambio de que éste libere a Alberto Fujimori. Fracasaron. Luego Vizcarra mendigaría a Keiko que lo apoye para asumir la presidencia. Y ya sentado en palacio, traicionaría a Keiko clausurando el Congreso para instalar una dictadura disfrazada de democracia. Lo mismo que hiciera el padre de ella, pero esta vez sin criterios económicos y, mucho menos, con un equipo de primera a cargo del gobierno.

Siguiendo nuestra hipótesis, los asesores progre-marxistas del régimen generaron la idea de diseñar un “nuevo congreso” precisamente a partir del oximoron “dictadura democrática”, instituido por Vizcarra. Pero ya esta vez ajeno al criterio democrático y sujeto más bien al estilo de aquellos clásicos parlamentos comunistas: el soviético, cubano, venezolano, chino, norcoreano, etc. Es decir, poderes fácticos dominados por un gobierno central, sometidos al régimen vertical del partido gobernante.

Es mas. Después de comprobar esta grosera manipulación de la campaña electoral a la cual estuviera sometido el aberrante proceso que culminara en los comicios de ayer –que va desde la ilegal intervención de Vizcarra para “orientar el voto”; las maniobras de los medios vendidos al gobierno en connivencia con el cartel de encuestadoras para, también, retorcer la intención del voto según el interés palaciego; e inclusive un posible fraude- podemos asegurar que lo que se viene es la prolongación ad infinitum de la “dictadura democrática” vizcarrista. Pronto veremos demandas de los progre-marxistas exigiendo que el “congreso” que resulte electo se convierta en asamblea constituyente. Y que, como primera disposición, santifique la reelección presidencial indefinida. Porque es evidente que este Congreso severamente atomizado -electo por año y monedas- es un una indescriptible aleación de sangres. En consecuencia será difícil que legisle y menos fiscalice al Ejecutivo, considerando que el afiebrado premier Zeballos ha advertido que aplicará la cuestión de confianza hasta por quítame estas pajas.

A prepararse para la guerra si lo que queremos es la paz. ¿Hasta cuándo seguiremos auto engañándonos, alucinando que la progresía marxista respetará nuestra anhelada democracia? Ya basta de quimeras, señores.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Prima de Nadine blindó a Odebrecht

Prima de Nadine blindó a Odebrecht