Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:



Imperdonable alevosía de Vizcarra

La jugarreta del presidente postizo Martín Vizcarra de cerrar el Congreso y convocar a comicios en enero 2020 para elegir a 130 nuevos legisladores que, a partir de marzo del año entrante, van a desempeñar esta labor solamente hasta el 28 de julio de 2021, revela la inmensa pequeñez de su espíritu y su prodigiosa nadería en materia gris.

1) Destruir un Congreso apelando al descrédito del Poder Legislativo como institución; 2) enrostrarle características corrosivas porque la mayoría (electa por el pueblo) fue opositora a un gobierno de miserable factura, como aquel que lideró Kuczynski y que ahora dirige Vizcarra; 3) llegar a extremos de caricaturizarlo de inepto, obstruccionista, contrario a la democracia, costoso, corrupto, etc., con lo cual ha desacreditado ante la ciudadanía al también llamado primer poder del Estado, sometiéndolo a una temeraria campaña de demolición como jamás había sucedido en toda la historia de nuestra aún muy frágil democracia; 4) convocar a elecciones para que la ciudadanía designe por unos pocos meses a 130 nuevos legisladores novatos, la mayoría de ellos salidos de la nada, reclutados por partidos políticos que en realidad han estado vegetando debido al rol dictatorial que ha asumido la gestión Vizcarra y, por lo tanto, carecen de canteras para presentar cuadros parlamentarios como los que demanda un momento de crisis sociopolítica de la dimensión de aquella que ha producido la autocracia vizcarrina; y 5) obligarnos a enfrentar en estas condiciones la ola revolucionaria regional chavista -con la cual simpatiza el progremarxismo que respalda al Vizcarra- conlleva una sevicia que sólo fluye en la mente de enemigos de la democracia; por tanto, de odiadores del Perú.

Asistimos entonces a una coyuntura política muy grave, donde el pueblo peruano está siendo confrontado por fuerzas fácticas –promovidas desde la propia gestión Vizcarra- con el propósito de reemplazar nuestro régimen social, económico, político, cultural y democrático por otro cuyas características corresponden al sistema chavista moldeado en esa endogamia comunista procreada entre Cuba y Venezuela. Y la fórmula que ha decidido la cúpula vizcarrina para engendrar ese monstruo no es otra que la Asamblea Constituyente calcada de las propias entrañas chavistas.

En síntesis, el régimen golpista de Vizcarra nos deriva a un panorama confrontacional claramente asfixiante. Por un lado, obligando a los peruanos a elegir a trompicones un Congreso que tendrá características transitorias; y por otro, alentando a sus aliados progremarxistas –que lo apoyan sociopolítica, mediática y estratégicamente- a llevarse de las narices a ese futuro Parlamento, aprovechando la condición de calichines que obviamente tendrá la mayoría de sus integrantes.
Entonces, si el Legislativo que elegirán los peruanos -acatando el ucase golpista de Vizcarra- resultase incapaz de neutralizar a la progresía marxista que integra el Frente Amplio más los caviares Costa, de Belaunde, etc. -quienes participan activamente del movimiento revolucionario chavista regional que dirigen Cuba, Venezuela y el Foro de Sao Paulo, el cual ya ha incendiado Chile, Ecuador, Bolivia, Colombia y se apresta a hacerlo con el Perú- entonces, amable lector, preparémonos para un escenario terrible. Una imperdonable alevosía de Vizcarra.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
PJ evaluará prisión preventiva contra Keiko Fujimori el 26 de diciembre

PJ evaluará prisión preventiva contra Keiko Fujimori el 26 de diciembre