Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:



Kuczynski-Vizcarra: sembradores de odio

Un aspecto crucial que necesitamos medir los peruanos que defendemos la democracia y el Estado de Derecho, es que esta gestión –concretamente, el gobierno PPK-Vizcarra- ha provocado un odio entre peruanos como nunca antes existió. Ni siquiera en tiempos del siniestro senderismo, donde el odio era smplemente visceral; más nunca incrustado entre los genes como ocurre ahora. Quizá un odio pálidamente semejante al que surgió contra el Apra, entre la tardía década de los treinta y los tempraneros años cincuenta del siglo pasado. Un odio apasionado, recóndito, que llega al extremo del desprecio, la enemistad y repugnancia; capaz de enardecer pasiones que acaban en permanentes -y hasta potencialmente gravísimos- conflictos sociales de magnitudes impredecibles.

Toda esta infamia dedicada a exacerbar el morbo, la inquina, rabia y abominación entre peruanos la sembró un temerario llamado Pedro Pablo Kuczynski. Y la ha catapultado un arbitrario Martín Vizcarra. Ambos impulsados ciertamente por vanidades personales y frustraciones propias de quien llega al gobierno sin reunir los requisitos elementales que demandan ser estadista. Y sobre todo, ambos llevados por sus apetencias de poder. Kuczynski intentó hacer una catarsis de su incompetencia culpando a Keiko Fujimori de todas sus incapacidades. De manera efectista sentenció que el Legislativo, bajo mayoría de Fuerza Popular electa democráticamente por el voto, era “obstruccionista”. Al punto que lo culpó del fracaso de su gestión, convirtiendo semejante disparate en detonante de un oprobioso aborrecimiento sociopolítico entre ciudadanos, dividiendo aún más al país entre buenos y malos. Donde PPK, quien detentaba el poder, calificaba a unos y a otros según su personalísimo y sesgado criterio. Kuczynski es pues el culpable de esta seria fermentación social que hoy exacerba a los peruanos. Pero también lo es Vizcarra, su compinche en esta pervertida estrategia para volar en añicos la paz social a cambio de atornillarse temporalmente en el poder, incapaz además de conducir los destinos de esos millones de peruanos ideológicamente de centro y/o centro derecha que en 2016 creyeron en su chamuscada plancha electoral. Un par de sembradores de odio, cuya asnada traerá serias consecuencias para la democracia y la paz social del Perú.

Apostilla. Analicemos lo que sospechosamente ha ocurrido en Ecuador y Chile. Al menor ajuste económico saltaron los fusibles ardiendo ambos países. En un caso, por eliminar el subsidio al combustible; en el otro, por subir el pasaje del Metro. Los chilenos incluso ya no se satisfacen con el retroceso de Piñera reponiendo el costo del boleto del Metro. Ahora la plataforma de lucha es porque están “descontentos con los servicios públicos -Salud, Educación, Vivienda-; el nivel de las pensiones; el sueldo de los congresistas; el alza de la luz; la subida de la gasolina; el robo de las Fuerzas Armadas; el ‘perdonazo’ al empresariado”. El grito es: ”No somos de izquierda ni de derecha. Somos de abajo y vamos por los de arriba”. Pero señores, aunada al odio vigente esta mísera situación de los peruanos -inseguridad ciudadana, insalubridad pública, incultura, falta de trabajo, míseras pensiones y crisis económica- podría catapultarnos a una explosión social.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Edmer Trujillo: “Si empresas del ‘Club de la Construcción’ salen del país, ¿con qué construimos?”

Edmer Trujillo: “Si empresas del ‘Club de la Construcción’ salen del país, ¿con qué construimos?”