Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:

La degeneración de la justicia

Lo ocurrido en el Ministerio Público durante el período del ex Fiscal de la Nación Pablo Sánchez es sencillamente de vergüenza. Aparte de un acto de traición a los peruanos que vieron violado su patrimonio por una partida de corrompidos asociados en forma delincuencial con las constructoras brasileñas y sus consorciadas locales. A este país se lo han alzado en peso una camorra de pícaros que, de manera cuestionable, han logrado hasta el momento ni siquiera ser acusados de manera formal por el Ministerio Público.

Es el caso de Marcelo Odebrecht y Jorge Barata, por lo pronto, con quienes el fiscal Hamilton Castro, auténtica mesa de noche de Pablo Sánchez, habría pactado una confesión sincera a cambio de conmutarles las condenas que les corresponden por sus crímenes. Y decimos que “habría pactado” porque el fiscal Castro, tanto como su jefe Sánchez, han sido incapaces de exhibir el documento que acredite tal acuerdo, a pesar de que hace ya tres semanas han sido requeridos para hacerlo, tanto por el actual Fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, así como por el fiscal Superior Rafael Vela Barba. Todo indica pues que la condición de testigo privilegiado que tendrían estas personas se basaría en algún pacto oscuro que los fiscales Sánchez y Castro no se atreven a mostrar.

De otro lado, los ex mandatarios Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski, al igual que la ex alcaldesa Villarán e incontables burócratas, árbitros, etc., lo mismo que las consorciadas locales de Odebrecht, hasta ahora vienen pasando por agua tibia porque la Fiscalía, institución encargada constitucionalmente de acusar a quienes como ellos rompen la ley, tampoco los ha imputado formalmente. El ex Fiscal Sánchez debe ser investigado y responder por la grave situación existente en el Ministerio Público.

Esta coyuntura constituye un hecho gravísimo que revela que el sistema de Justicia peruano está podrido. Y si a semejante putrefacción en el Ministerio Público se suma la corrupción destapada recientemente en todo el poder Judicial, entonces tenemos al frente un colapso del aparato jurídico nacional que la historia jamás ha registrado. Ni siquiera en tiempos del fujimontesinismo, cuando la izquierda se revolcaba de dolor y acusaba como Catón a los jueces y fiscales enrostrándoles que acataban órdenes del poder político. Porque hoy, amable lector, ha quedado registrado que nuestros fiscales y jueces no sólo reciben órdenes del poder político sino que, indignamente, además lo hacen del poder económico.

Sin embargo la izquierda calla en todos los tonos porque, precisamente, este sistema corrupto, inservible y abusivo es su hechura. De una parte los jueces y fiscales han sido entrenados en cenáculos universitarios cuyos decanos y profesores pertenecen a la izquierda criolla. Y de otro lado, ONG como la Comisión

Andina de Juristas –cuyo propietario es Diego García Sayán, ex togado de la enemiga del Perú, Comisión Interamericana de Derechos Humanos- fueron contratadas por Fujimori y Montesinos para diseñarles una suerte de “desorganización orquestada”, en unos casos y elite mafiosa, en otros, que es en lo que ha degenerado nuestra Justicia.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Yonhy Lescano: “Domingo Pérez está amenazado solo por decir la verdad”

Yonhy Lescano: “Domingo Pérez está amenazado solo por decir la verdad”