Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:

La “dictadura democrática” progresista

El periodismo envilecido, forjado a la sombra de las ONG que orquestaron la caída del régimen fujimorista, carga sin duda con la culpabilidad de haber engañado al país embutiéndole un sistema intransigente de gobierno. Un régimen intolerante al que falaz y mañosamente la prensa venal adjetivara de democrático, dialogante y ético. Una estridente mentira estereotipada a su medida para sacar del poder a Alberto Fujimori, a quien esa prensa calificó de dictador corrupto, intransigente, antidemocrático y asesino. En efecto, el periodismo progre no solo mintió al país al respaldar un mecanismo de gobernanza disfrazado de respetuoso de la democracia y el Estado de Derecho. Engañó escandalosamente a los peruanos porque prometió que aquel régimen de gobierno defendería la limpieza en el poder, y porque ofreció que este libraría una batalla sin cuartel contra la corrupción. Aunque lo que verdaderamente ha protagonizado este sistema de gobierno fabricado por el periodismo progre –e integrado por la elite de caviares pantorrilludos que instauraron un régimen de gobierno implacable a cuyos últimos días de existencia estamos asistiendo– ha sido calcar obscenamente la gestión vertical, intolerante y antidemocrática del fujimorato, cambiando tan solo a las personas encargadas de ejercer autoridad en esta nación.

Todo esto lo planeó, promovió, respaldó, financió y publicitó la prensa progre para deshacerse de Fujimori. Y tras ello, entronizarse en el poder en contubernio con la izquierda miraflorina, estableciendo una férrea, esquizofrénica y fanática plataforma político-mediática. En síntesis, un sistema donde sólo prevalece la opinión de los progre. Y pobre de aquel que disienta. Porque no solo se hará acreedor a la muerte civil, sino que se le acusará de fujimorista, se le incordiará, denigrará, incluso procesará por la Justicia mediática que impunemente destruye honras.

Recordemos que al amparo del corrupto régimen toledano el diario El Comercio se hizo de canal 4 por meras pesetas. Además obtuvo millonarios contratos de publicidad estatal probadamente inútiles para la sociedad y extremadamente convenientes para las arcas de ese medio de prensa acostumbrado a manipular a los gobernantes, aplicando  el método del quid pro quo. Es decir, chantajear al poder de turno para llevar la fiesta en paz a cambio de recibir canonjías –primicias, entrevistas, avisaje, favores, incluso impunidad– facilitadas por Palacio de Gobierno.

Además, durante aquellos 18 años de dictadura progresista la prensa venal se dedicó a formar ONG para consolidar poder ante la sociedad. Una de ellas es Ipys, integrada entre otra pituquería caviar por Augusto Álvarez Rodrich, Diego García Sayán, Rosa María Palacios, Guido Lombardi. Pero resulta que esta cursi ONG –llamada Instituto Prensa y Sociedad, presuntamente constituida para promover una prensa limpia comprometida con los intereses nacionales– entre 2014 y 2015 recibió US$ 259,000 de Odebrecht. Consecuentemente, en pleno apogeo de la podredumbre odebrechtiana, Ipys sigilosamente se hizo de un cuarto de millón de dólares, acaso para guardar escrupuloso silencio sobre la inmundicia desatada por la constructora brasileña, llegando al colmo de haber entregado “premios periodísticos” en su nombre. En concreto, el periodismo progre nos clavó una “dictadura democrática” tan o más corrupta que la fujimorista.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Transmitirán el eclipse lunar más largo del siglo XXI

Transmitirán el eclipse lunar más largo del siglo XXI