Columnista - Luis Garcia Miró Elguera

La farsa de las pruebas Covid-19

Luis Garcia Miró Elguera

1 abr. 2020 03:00 am
A+

“Las mascarillas solo deben ser usadas por quienes estén contagiados del virus”. “Al final, todos van a acabar contagiados del Covid-19”. “(Estamos en un) Sálvese quien pueda. (El presidente norteamericano Donald) Trump se ha comprado todos los PCR (kits para realizar tests a los portadores del Covid-19), dejando al mundo sin mercado. La cloriquina ya se la compraron toda, dejando a los misios y chiquitos sin alternativa. Los productos de protección personal, en el mundo son escasísimos. Los equipos de soporte ventilatorio son difíciles de encontrar y muy caros. Nuestra estrategia corre riesgo en algún momento se esque el mercado nos deja de abastecer”.

Estas majaderías, dignas de cualquier improvisado que acabe empoderado -menos de un profesional responsable, consciente, despolitizado-, las ha manifestado Víctor Zamora, flamante ministro de Salud Pública y aficionado a la politiquería demagógica aprendida en su alma mater, el partido comunista PUM. Al estilo del troglodita Maduro, Zamora endilga la culpa de las irresponsabilidades de este gobierno sin horizontes simplemente a “Trump”, sin referirse a él como mandatario pese a integrar un gobierno que mantiene relaciones diplomáticas con los Estados Unidos. Según Zamora, resulta que “Trump” es responsable de que el gobierno peruano no haya conseguido recibir oportunamente un pedido de kits para realizar exámenes que determinen si la persona es portadora o no del Covid-19. Pedido que estuvo obligado a hacerlo hace un mes el régimen que encabeza Martín Vizcarra –y ahora integra el hablantín Zamora- en razón a que, en esos días, serios epidemiólogos ya presagiaban el crecimiento exponencial de la pandemia en nuestro país. Pero haciendo caso omiso, este gobierno no dispuso comprar inmediatamente los referidos kits para testear a la población, precisamente cuando Mr “Trump” aún ni siguiera alucinaba contagios masivos del coronavirus en su nación. Al perder esa oportunidad de oro, el régimen Vizcarra nos dejó a merced de un mercado internacional cada hora más limitado para atender pedidos de equipos y/o material médico. Y semejante irresponsabilidad, como buen ayayero que es, Zamora trata ahora de endosársela a “Trump”, pretendiendo limpiar de manera indecente a los verdaderos culpables: el presidente Vizcarra, su entonces ministra de Salud Pública y los demás ministros.

Apostilla. El 19 de marzo –cuando “Trump” ni imaginaba comprar masivamente kits de pruebas porque alardeaba que la situación “estaba controlada” en EEUU- Vizcarra dizque ordenó la compra de 1’400,000 kits de pruebas moleculares (de baja precisión) y 200 mil moleculares de alta resolución. “Teníamos 10 mil (kits). Hoy ya autorizamos al Ministerio de Economía y Finanzas para que haga una adquisición de 1 millón 600 mil pruebas, de las cuales 1 millón 400 mil son rápidas y 200 mil son moleculares, más cara pero también con mayor nivel de confianza ya que queremos hacer una pasada rápida a un porcentaje mayor de población para saber exactamente dónde están las personas afectadas. Si éstas no se movilizan, el virus muere y ahí queda”, manifestó Vizcarra, agregando que este pedido estaría llegando al Perú “máximo la próxima semana.” Saque sus conclusiones, amable lector.

Post Relacionados

La peste, Camus 1947

El País publicó un comentario sobre La Peste (Camus 1947), diciendo que la pandemia Covid-19 la ha colocado entre los títulos más buscados del momento. La nota analiza aquella “Exhortación a los Médicos de la Peste”, brillantemente redactada por el autor. Cae a pelo, en estos tiempos de desconcierto y alarma. Según el artículo “Los

Vizcarra insiste en agudizar la crisis

La inactividad, pública y privada, afecta el tejido económico. De otro lado la pérdida de empleos genera un nefasto impacto social en la economía. Consecuentemente ambos efectos diezman el aparato productivo, conduciéndolo hacia una recesión que acabará afectando no solamente el empleo, sino las economías públicas y privadas. En síntesis, el desempleo reduce el mercado,

¿Qué hacer, al día siguiente?

El Fondo Monetario Internacional FMI viene estudiando las contingencias –y posibles soluciones– para solventar, en la medida de sus posibilidades, esta inimaginable crisis macroeconómica internacional desatada por la pandemia Covid-19. Van dos meses de parálisis mundial y el costo de semejante forado es –hasta hoy– sencillamente colosal. Falta ver todavía si la reapertura de actividades