Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:






La sucia política peruana

Ayer –nueva y vergonzantemente– quedó demostrado que la política peruana está en franca y absoluta decadencia. Al Congreso Nacional le correspondía pronunciarse sobre uno de los más grotescos e infames episodios de nuestra perversa politiquería. Se trataba de sancionar clara y ejemplarmente a tres congresistas que protagonizaron uno de los más agraviantes episodios de nuestra vida republicana, vendiendo su alma –y las de otros ocho miembros de su bancada– al gobierno del expresidente Pedro Pablo Kuczynski. La moneda de cambio fue conseguir el indulto del exmandatario Alberto Fujimori –e igualmente obtener promesas de prebendas del Estado que daría dicho exgobernante– en retribución por votar contra de la propuesta de vacancia que pendía sobre PPK por grotescas falacias y palmarias evidencias de corrupción.

Kenji Fujimori, Bienvenido Ramírez y Guillermo Bocángel son estos tres traidores a su partido –Fuerza Popular– y traidores asimismo a sus electores, que junto a otros ocho ex integrantes de dicha agrupación política delincuencialmente retorcieron la voluntad de Poder Legislativo al haberle cambiado el sentido a la votación llevada a cabo para definir la vacancia al mencionado exmandatario. El Perú entero fue testigo de aquella actuación artera y pervertida. No quedó un ápice de duda entre la opinión pública de que estos individuos se comportaron como los autores intelectuales de un oprobioso y doloso fraude político, que salvó a Kuczynski de la vacancia a cambio de que el propio Kuczynski indultase dos días más tarde a Alberto Fujimori. Un quid pro quo que vela y desnaturaliza por entero el sentido del sistema democrático. Porque los congresistas han sido designados por sus electores para votar sin ataduras ni compromisos y, aún mucho menos, vendiendo sus votos por intereses personales y/o grupales.

Sin embargo el miércoles, durante una maratónica y acalorada sesión del Parlamento, el país empezó a percibir claramente que la izquierda, los PP cuyes, Acción Popular –e inclusive apristas como Jorge del Castillo y Javier Velásquez– transpiraban inquietos buscando afanosamente la sinrazón para justificar su voto contrario a la suspensión de los tres mosqueteros de la vergüenza. Obviamente, conforme se acercaba el momento de la verdad los complacientes legisladores se inclinaban por subterfugios amilanados, como la abstención a votar, para de esta manera hipócrita salvarle el pellejo a Kenji Fujimori, Bienvenido Ramírez y a Guillermo Bocángel de la merecida suspensión que legítimamente les esperaba. Al filo de la media noche la ciudadanía entendió que sólo Fuerza Popular votaría por la suspensión. El resto de tiendas políticas –salvo pocas excepciones, dentro de las que no están las agrupaciones acomodaticias que hemos señalado– desvergonzadamente se abstuvieron de emitir el voto. Sin el menor decoro, esta ralea optó por consolidar a tres violadores de la democracia parlamentaria que negociaron su voluntad para evitar la vacancia presidencial al exmandatario PPK.

Conclusión: muchos autotitulados “demócratas” salvaron al terceto que perpetró un gravísimo atentado contra la libertad del voto congresal. Entre tanto, Kenji Fujimori, Bienvenido Ramírez y Guillermo Bocángel enfrentarán a la Justicia, imputados por delitos de cohecho y tráfico de influencias.






ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Referéndum 2018: Resultados de la ONPE al 94, 97% de conteo del voto electrónico

Referéndum 2018: Resultados de la ONPE al 94, 97% de conteo del voto electrónico