Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:






La tarea de Vizcarra

  • Fecha Martes 5 de Junio del 2018
  • Fecha 12:00 am

El nadismo es la peor de las características que puede exhibir un gobernante. Peor aún si la coyuntura del país no admite márgenes de error, por más mínimos que sean. Sin embar­go, esto es lo que aparentemente estaría ocurriendo en el Perú en el preciso momento en que la economía ha llegado a un evidente punto de riesgo motivada por el déficit fiscal, la expectativas ciu­dadanas ubicadas en los guarismos más bajos de la última déca­da, y las trabas burocráticas llegando a su máximo esplendor retrasando y/o paralizando los escasos proyectos por los que aún apuestan pocos inversionistas. Reiteramos, el majestuo­so inmovilismo que exhibe la gestión del presidente Vizcarra –en cuanto a iniciativas legislativas se refiere– es en extremo preocupante y peligroso. No basta el floro ni tampoco la pre­sencia de representantes del Ejecutivo en cuantas ocasiones suenen las campanas. Es útil, aunque por cierto insuficiente para cambiarle la marcha frenada que exhibe el Perú desde el humalato y agravada por los PPcuyes.

Lo que hace falta es que el régimen Vizcarra tome la iniciativa y proponga a la mayor brevedad reformas de segunda generación para activar el anacrónico Estado peruano. Lo venimos machacan­do insistentemente. El régimen tributario –con su parafernalia de arti­mañas constituidas por miríadas de decretos, re­soluciones, etc., que, de por sí, no solo enervan la posibilidad de cobro de los impuestos sino que inciden en espantar aún más al contribuyen­te– evidentemente no funciona. ¿La razón? La informalidad de más del 65 % de nuestra actividad empresarial. De manera que entonces ahí –en la forma­lización de la economía– tenemos la primera tarea, si queremos empezar a poner orden en materia de política tributaria. Y esto sólo podrá solventarse a través de una mega reforma estatal cuyo diseño y planificación corresponde a las autoridades de los poderes Ejecutivo y Legislativo. No obstante, siendo cons­cientes de que el Parlamento en forma reiterada ha demos­trado una punible incapacidad para proyectar normas de este calibre, corresponde hacerlo al Ejecutivo en su condición de responsable de la marcha diaria de la Nación.

Es cierto que ni el propio presidente Vizcarra ni tampoco sus mi­nistros están en aptitud de acometer semejante cruzada nacional. Sin embargo el Estado sí puede contratar asesorías multinaciona­les de primera línea –Banco Mundial, BID, etc.– capaces de idear, bosquejar y proponer un juego de proyectos normativos orien­tados a legalizar la hiper informal economía peruana, para luego someter la iniciativa a los técnicos de ministerios como el MEF, Transportes, Energía, Producción, etc., que, consensuada con el BCR, procederán a elevar la propuesta orgánica al Consejo de Mi­nistros de modo que el Ejecutivo pueda formular el correspondien­te proyecto de ley de reforma estatal que remitirá al Legislativo para convertirlo en norma de la República.

Este mismo circuito puede servir para reformas estatales en campos como el Laboral, por citar otro ejemplo, que necesita flexibilizarse si as­piramos a generar más puestos de trabajo en medio de una economía globalizada. Esta titánica tarea le corresponde el presidente Vizcarra, si aspira a pasar a la historia como un buen gobernante.






ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Referéndum 2018: Resultados de la ONPE al 94, 97% de conteo del voto electrónico

Referéndum 2018: Resultados de la ONPE al 94, 97% de conteo del voto electrónico