Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:

La utopía del gas natural

  • Fecha Martes 12 de Junio del 2018
  • Fecha 12:00 am

El expresidente –hoy perseguido por la Justicia– Alejandro Toledo Manrique prometió que convertiría al Perú en empo¬rio del combustible más limpio, ecológico y económico del planeta: el Gas Natural, a partir de la explotación del yacimiento gasífero Camisea ubicado en la región Cusco. Lo hizo tras pro¬mover y suscribir innumerables contratos de exploración, explo¬tación, distribución local y exportación del referido hidrocarburo. Estos acuerdos en su momento fueron observados por especialis¬tas. No obstante, contra viento y marea –con la participación de Pedro Pablo Kuczynski durante su gestión– Toledo se encargó de desvirtuarlos aduciendo que Camisea se encargaría se cambiarle la matriz energética al Perú para evitar que continúe la contami¬nación ambiental a consecuencia del abuso del consumo de pe¬tróleo y sus derivados como combustibles para el transporte, la industria, etc. En sus palabras, el Gas Natural sería el combustible ideal para el futuro de los peruanos. Transcurrida década y media, sin embargo, en la práctica la proeza toledana ha resultado ser un engaño más al país. Porque este hidrocarburo –él único que tene¬mos en ingentes cantidades, dicho sea de paso, porque la verdad es que existen pocas reservas petrolíferas en nuestro territorio– no ha sido destinado a atender suficientemen¬te las necesidades de nuestras flotas de trans¬porte para pasajeros y carga, ni tampoco para satisfacer la demanda de los hogares construi¬dos bajo especificacio¬nes precisas para que los electrodomésticos y demás equipos funcio¬nen con gas natural, en vez de electricidad. Con lo cual no solo se economiza sino se reduce la brutal polución que hoy en día se genera en este país. Lamentablemente el toledato borró con una mano lo que hizo bien con la otra, ya que en pleno apogeo pro¬ductivo de los pozos de Camisea eliminó la condición pétrea que obligaba al Consorcio explotador a destinar el gas natural prove¬niente del Lote 88 para uso ex-clu-si-vo del abastecimiento inter¬no, permitiendo que en adelante se exporte esta materia prima –originalmente destinada a favorecer a los peruanos– en beneficio de terceros países, y por supuesto en provecho del Consorcio ex¬plotador de Camisea. Hablamos de otro escándalo de corrupción que no ha sido investigado ni castigado.
Hoy el turno de burlarse de los peruanos proviene de Calidda, con¬cesionaria para la distribución minorista del Gas Natural encar¬gada del tendido de tuberías domésticas y la entrega de gas a las estaciones de servicio expendedoras de Gas Natural Vehicular. En más de una década Calidda ha sido incapaz de instalar la deman¬da ciudadana de redes de Gas Natural para uso doméstico. Según esta concesionaria, a partir de 2010 –porque entre 2005 y 2010 su capacidad de conexiones resultó insignificante– ha instalado en promedio sólo 80 mil domicilios al año. En síntesis, Calidda ha conectado menos de 500 mil instalaciones domiciliarias en 13 años de concesión. Y en cuanto al servicio de abastecimiento de gas a estaciones de para proveer Gas Natural Vehicular el problema es similar. Dificultades permanentes, condiciona¬mientos cuestionables y exigencias exageradas imposibilitan el cumplimiento de lo que fuera una promesa del Estado para morigerar la polución vehicular

ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados

Top
Raúl Diez Canseco responde a cuestionamientos de Alfredo Barnechea

Raúl Diez Canseco responde a cuestionamientos de Alfredo Barnechea