Columnista - Luis Garcia Miró Elguera

Los miedos de Vizcarra

Luis Garcia Miró Elguera

2 dic. 2019 03:20 am
A+

El mandatario golpista Vizcarra vive obsesionado por su pasado. Primeramente, como gobernador de Moquegua, a raíz de lo cual ha acumulado más de cuarenta denuncias que se encuentran congeladas en el Ministerio Público. En segundo lugar, como jefe de campaña electoral de la plancha que presidiera Pedro Pablo Kuczynski, donde se le señala haber recibido dinero de representantes de la constructora ecuatoriana Casa y el grupo Romero. En tercer término, en su condición de ministro de Transportes, por haberle adjudicado proyectos a la constructora ecuatoriana Casa por casi S/ 1,000 millones, y disponer que su viceministra Fiorella Molinelli firme el cuestionado contrato Chinchero. Finalmente, Vizcarra es consciente de que, más temprano que tarde, será juzgado por el golpe de Estado que perpetró al clausurar el Parlamento. No es moco de pavo esta carga que arrastra Vizcarra. De ahí su vesania por tener el control de la Fiscalía de la Nación. Tanto acurrucando a los fiscales anticorrupción Domingo Pérez y Rafael Vela, como persiguiendo al ex fiscal de la Nación Pedro Chávarry. Su karma, recordemos, llegó a niveles de paranoia al abandonar una visita oficial que hiciera a Brasil, regresándose con los pantalones en la mano para empezar una feroz campaña contra Chávarry porque, en su ausencia, había cambiado de posición a sus hoy leales escuderos Pérez y Barba. Hasta que logró que Chávarry dejase sin efecto esa orden. Pero ¿por qué la obstinación de Vizcarra por remover al fiscal? Porque tan pronto fue nombrado fiscal de la Nación, Chávarry dispuso que el Ministerio Público saque de la congeladora esos cuarenta y tantos expedientes de Vizcarra sobre su gestión como gobernador moqueguano.

Es clarísima la animadversión de Vizcarra hacia el hoy ex fiscal general. Y es cierto que no ha logrado su cometido de expulsarlo del Ministerio Público, porque Chávarry es uno de los cinco fiscales supremos vigentes. Aunque las maquinaciones seguirán. Y no sería raro próximamente ver a Chávarry expulsado. Pero Vizcarra es consciente de que los peruanos conocen de su intríngulis con Chávarry. Por tanto, removerlo del cargo generará aún mayor suspicacia en contra suya.

En tal escenario cobran relevancia las categóricas declaraciones que dio a EXPRESO Jorge Villacorta, ex secretario general de organización y jefe de campaña en Lima de la candidatura de Kuczynski, quien llevará como segundo a Vizcarra. Villacorta tildó de “mentiroso” al hoy mandatario, y confirmó que “existen pruebas en la ONPE” de tres aportes bancarizados del Grupo Romero recibidos por Vizcarra a nombre del partido. “El Presidente Vizcarra miente cuando dice desconocer los aportes del empresario Dionisio Romero y de todo su grupo, vale decir del mismo Banco de Crédito, de Mi Banco y la aseguradora Pacífico Peruano, que desembolsó entre el 2 y 3 de mayo de 2016 un total de 711 mil soles cuando él -Vizcarra- era jefe nacional de campaña, y como tal tenía la información, el control, manejo y la supervisión no solo de los fondos sino del manejo de toda la campaña, en coordinación con PPK”, reveló Villacorta en conversación con Expreso. ¡Ahora pues!

Post Relacionados

Vizcarra insiste en agudizar la crisis

La inactividad, pública y privada, afecta el tejido económico. De otro lado la pérdida de empleos genera un nefasto impacto social en la economía. Consecuentemente ambos efectos diezman el aparato productivo, conduciéndolo hacia una recesión que acabará afectando no solamente el empleo, sino las economías públicas y privadas. En síntesis, el desempleo reduce el mercado,

¿Qué hacer, al día siguiente?

El Fondo Monetario Internacional FMI viene estudiando las contingencias –y posibles soluciones– para solventar, en la medida de sus posibilidades, esta inimaginable crisis macroeconómica internacional desatada por la pandemia Covid-19. Van dos meses de parálisis mundial y el costo de semejante forado es –hasta hoy– sencillamente colosal. Falta ver todavía si la reapertura de actividades

Fiscales y prensa corrupta

Los fiscales politizados, encumbrados por la prensa corrompida para que ensamblen un férreo sistema de blindaje a Odebrecht, Graña y Montero y demás parásitos que le han robado miles de millones de dólares al Perú, están muy desconcertados. Porque, súbitamente, la pandemia Covid-19 les ha arrancado ese enfermizo protagonismo que alcanzaron durante dos años, situándose