Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:





Ministro Zeballos debe irse

Vicente Zeballos, ministro de Justicia, abandona su función para promover el regreso del socialismo. Veamos. Más del cuarenta por ciento del alrededor de 93,000 presos que existen en las cárceles del Perú no tienen condena judicial; la mayor parte de ellos incluso carece de acusación fiscal. Todo un monumento a la violación de los derechos humanos, si lo situamos en el contexto de lo que son los penales de este país. Unos verdaderos antros de tortura y degradación personal donde campea la ley de la selva. Es decir, no existe sino la ley del hampa impuesta a la fuerza por unos criminales que pululan junto a delincuentes primarios; donde no funciona policía alguna especializada sino esporádicos miembros de la Policía Nacional sin formación certera para dedicarse a esta materia. Allí donde el Inpe es, la mayor parte de la veces, un ente inexistente. Aunque se comporta como cómplice de la gran delincuencia, a la cual le facilita desde el ingreso de droga, alcohol, mujeres, celulares, armas de fuego, etc., hasta materiales de construcción para que los capos ordenen a sus subalternos construirles auténticos alojamientos de lujo dotados de cable para televisión, bar surtido, aire acondicionado, etc., que los jerarcas ocupan como sus celdas. En contraste, quienes no pertenecen a la cúpula del gangsterismo criminal peruano sobreviven en ambientes sobrepoblados, sin camas y sin las mínimas condiciones de salubridad, peleándose con centenares de presos para usar un baño que más parece una cloaca arrabalera, enjaulados en unos ambientes de tal promiscuidad que lindan con la degeneración humana. Ciertamente allá no hay frazadas, colchones, separación mínima entre presos –inclusive la mayoría de ellos debe dormir sentado por la falta de espacio, o por el temor a ser violado–, ni manos ventilación. Pero al ministro de Justicia le importa un caracol. Ni siquiera están dados los requerimientos mínimos de supervivencia para un ser humano. Así son las madrigueras, amable lector, donde conviven aquellos presidiarios con condena por asesinato, violación, asalto a mano armada, secuestro, etc., contiguos a los detenidos primarios que permanecen encarcelados sin condena; peor todavía, sin acusación fiscal. Pero al ministro de Justicia tampoco le importa semejante injusticia.

Esta sumarísima descripción del horror que padecen los presos peruanos no es nueva ni secreta. Es práctica común en los penales que administra el Estado. Y ocurre en las narices de nuestros gobernantes. Pero el ministro Zeballos, que juramentó cumplir sus obligaciones, no mueve un dedo por erradicar este –repetimos– brutal atentado contra los más elementales derechos de la persona. El impresentable Vicente Zeballos tiene bajo su cargo las cárceles. Pero evidentemente está abocado a promover propuestas golpistas. Como la disolución del Congreso y el retorno de las corruptas y cleptómanas empresas estatales para encargarles “actividades estratégicas”, al estilo velasquista y chavista. Como bien explica Beatriz Merino, Zeballos ya tiene tarjeta roja impuesta por la ciudadanía. No obstante, su jefecito Martín Vizcarra continúa manteniéndolo como su ministro de Justicia, soslayando temerariamente el desastroso sistema nacional de penales mientras en simultáneo promueve la disolución golpista del Poder Legislativo.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
¡Para reírse! Eliane Karp evadió a periodista diciendo que no habla español [VIDEO]

¡Para reírse! Eliane Karp evadió a periodista diciendo que no habla español [VIDEO]