Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:





Nuestra centroderecha carece de agallas

Escribimos ayer que zurda no tiene mayoría para demandar el adelanto de elecciones, la disolución del Parlamento, ni convocar a asambleas constituyentes. Y sencillamente no la tiene porque hace apenas tres años -en abril 2016- setenta porciento del Perú eligió al centro político como preferencia ideológica de gobierno. Sólo veinte porciento votó por los rojos. Repetimos, ¡hace sólo tres años! Desde entonces, el único cambio ha sido que Lava Jato maculó a diestra y siniestra. Tanto a Kuczynski como a Toledo (centro), y a Humala como a Villarán (izquierda). Estas cuatro autoridades están ahora imputadas por corrupción. No obstante, los rojos continúan creyéndose los iluminados del pueblo; los poseedores del don divino de la honestidad; los dueños de la verdad. Aunque semejante tontería no se lo creen ni ellos mismos. ¡Y mucho menos el pueblo!

En esta coyuntura de total escepticismo nacional, la izquierda pretende seguir siendo la moralina del barrio, cuestionando por quítame estas pajas a la mayoría legislativa elegida constitucionalmente para ejercer –democráticamente- su rol en el Parlamento hasta el 28 de julio 2021. Ni un día antes, ni un día después. Pero democráticamente significa desempeñarse adoptando decisiones por mayoría de votos. No de acuerdo a quien haga más bulla ni al que movilice más la calle. Mucho menos según “lo que diga el pueblo”. Porque nuestro pueblo ya manifestó su voluntad en abril 2016, eligiendo a quienes lo representen para conformar mayoría en nuestro Congreso por cinco años calendarios. Esas fueron las reglas del juego con las cuales el pueblo eligió a sus autoridades. Y salvo que se produzca algún golpe de Estado –como aquel que viene gestando el temerario presidente accidental Vizcarra, quien más temprano que tarde acabará en la cárcel por golpista- estas normas democráticas se deberán respetar de manera absolutamente escrupulosa.

Este comportamiento del socialismo criollo no es novedad. Siempre ha sido idéntico. La única diferencia es que décadas atrás la centroderecha no se amilanaba ante las arremetidas de los zurdos. Existía muchísimo más solvencia en la derecha y el centro político nacional. También más inteligencia. Y sin duda mucho más intrepidez entre los políticos –de verdad- que defendían principios como el liberalismo, la democracia y el Estado de derecho. Ahora, en cambio, la mayor parte de quienes están a cargo de desempeñar funciones políticas en representación del 70% de los votos escrutados en abril 2016 –repetimos, emitidos por aquella ciudadanía que representa al centro y a la derecha ideológica nacional- pues no son solventes, ni son inteligentes y menos aún valientes. Son, más bien, una masa amorfa perdida en el espacio, arrinconada por la bulla, aterrorizada por el escandalete de audios, videos, chismes, etc. inventados en todos los casos por la izquierda, precisamente sabedora de la falta de agallas de su contraparte en el poder. Es más, el acobardamiento de la gran mayoría de políticos del centro y derecha peruana ha permitido a los rojos apoderarse de todo el campo social. Desde la calle hasta la academia. La prensa corrupta es gran responsable de este cataclismo.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
PJ revocó prisión preventiva a Luis Nava y le impuso arresto domiciliario

PJ revocó prisión preventiva a Luis Nava y le impuso arresto domiciliario