Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:

¿Podemos ser tan tontos los peruanos?

Lo repetiremos siempre. Los rojos –de caviares a ultras– simpatizan con la causa de sendero luminoso y mrta. Eso de “el patrón ya no comerá más de tu pobreza” lo llevan en los genes. Hoy, por ejemplo, defienden con los dientes el esperpéntico “lugar de la memoria”. Un centro de adoctrinamiento terrorista pagado por el Estado –que continúan dominándolo los caviares– situado en el límite de los ´menesterosos´ distritos San Isidro y Miraflores, donde permanentemente se exhibe alguna nueva exposición que “dignifica” y “victimiza” a los terroristas, en tanto que ofende, injuria y califica como viles asesinos a los policías y militares que pusieron fin al cuarto siglo de baño de sangre desatado por la zurda encarnada en sendero y mrta. Este agravio contra la sociedad ha llegado a límites intolerables, generando una justificada reacción de sendas autoridades. Pero los rojos –repetimos, de caviares a ultras– rechazan cualquier reparo al cenáculo que eleva a los altares a sendero y mrta, al extremo que han sacado los colmillos para defender ese centro de instrucción senderoemerretista pagado por los contribuyentes, reiterando la misma cantaleta –“fujimontesinistas, nazis”– contra quienes deploran la existencia de un museíllo de la memoria, Ese antro ideológico que nos incrustaron los comisionados de la Verdad, ideado por el socialismo jetsetter para satanizar al Estado y santificar a los terroristas. En síntesis, mientras nosotros cumplimos con la ley, ellos (los caviares y ultras) la violan haciendo apología del terror. Y por si fuera poco, encima presumen de víctimas.

Lo que viene ocurriendo a vista y paciencia de todos quienes sufrieron los martirios del terrorismo es que el socialismo promueve y consolida cada día el retorno a las calles –inclusive el ingreso a las entrañas mismas del Estado– de las dirigencias senderistas y emerretistas. Los rojos –como acaba de hacerlo la Glave– manejan para ello un mensaje perverso: “Son ciudadanos como cualquier otro. Ya cumplieron su condena y son libres de actuar como mejor les parezca”. Es decir, quienes asesinaron a 35,000 personas y destruyeron la mitad de la infraestructura nacional pueden incluso volver a hacer lo mismo.

Sin ir muy lejos, la parlamentaria roja Foronda contrató con dinero de los peruanos –que fueron víctimas del terrorismo– a Nancy Madrid, activista del mrta quien estuvo a cargo de supervisar las oprobiosas “cárceles del pueblo”, mazmorras donde el mrta mantenía secuestradas durante meses en calidad de rehenes a sus víctimas –como carnada para cobrar millonarios cupos a cambio de devolverles la libertad– sobreviviendo en tumbas bajo tierra sin luz exterior, sin agua, baño, cama, etc., controladas por pistoleros que permanentemente las humillaban y maltrataban física, psicológica y moralmente. Vale decir, mantenían a sus rehenes en total estado de tortura infrahumana calificada como atentado criminal contra los derechos universales. Y esta miserable emerretista Madrid recibió S/ 150,000 del Congreso por orden de la Foronda, quien fue elegida legisladora candidateando por el Frente Amplio junto a Verónika Mendoza, el excura Arana, Marisa Glave, etc. ¿Somos tan tontos los peruanos que permitimos semejante atentado contra nuestra nación?

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Transmitirán el eclipse lunar más largo del siglo XXI

Transmitirán el eclipse lunar más largo del siglo XXI