Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:



Qué falta hacen los grandes estadistas

  • Fecha Sábado 15 de Octubre del 2016
  • Fecha 12:00 am

Algo fundamental que ha perdido el mundo postmoderno es la presencia de grandes estadistas, la grandeza de sus autoridades y la disciplina de sus políticos. La lista de ejemplos de degradación llenaría un libro. De manera que mejor dediquémonos a evocar la memoria de uno de los últimos inmensos hombres de Estado que sentara cátedra de calidad no sólo política, social y económica sino, sobre todas las cosas, humana. Para nuestros lectores, y en particular para las nuevas generaciones, nos referimos al notable político británico Winston Churchill.

Ahora que el mundo en general, y nuestro país en particular, exhiben problemas de gobernabilidad -traducidos en situaciones conflictivas en las alturas del poder, que a su vez afectan sensiblemente la relación del Estado con la sociedad- resulta más que urgente recordar a hombres de la talla de Winston Churchill para ilustrar a las autoridades que aspiran -o que ya fueron elegidas tras haber postulado- a dirigir su país. Es evidente que una omisión o alguna falta administrativa no necesariamente implican la comisión de acto alguno de corrupción. No obstante, toda reiteración del yerro –por ejemplo, negar la verdad o decirla a medias- equivale a desbarrar, como ha sucedido en el pandemónium que se ha armado alrededor del espinoso asunto del asesor presidencial Moreno, pudiendo entonces acabar convertida en episodio más que riesgoso. Peor aún si el origen de este embuste hubiera surgido de la figura presidencial. Porque negar hechos tan baladíes como que el ahora ex asesor era empleado público revela una fenomenal improvisación en el manejo de la cosa política. Algo que sin suda podría afectar la credibilidad del Soberano en la primera autoridad del país. Es evidente que los mandatarios necesitan rodearse de personas a las que conocen bien para conformar sus equipos de gobierno. En este orden de ideas, nadie debería oponerse a que el presidente Kuczynski seleccione a personas cercanas para ayudarlo en la complicada tarea de administrar el país. Inclusive el nombramiento de amigos y partidarios no resulta en sí cuestionable. ¿O acaso sería aceptable que alguien –como ocurre con cierta prensa, en especial en las redes sociales- demande que los gobernantes elijan como colaboradores a quienes integran la oposición? Cuidado, tanto va el cántaro al agua que se rebalsa. Si continúa este severo martilleo contra quienes ejercen cargos importantes dentro del aparato estatal más temprano que tarde a la política llegarán sólo los mediocres.

Volvamos a Churchill, citando algunas de sus mágicas frases: “El político se convierte en estadista recién cuando empieza a pensar en las próximas generaciones, y no en las próximas elecciones.” “Si el presente trata de juzgar el pasado, perderá el futuro.” “Las críticas no serán agradables, pero son necesarias.” Las actitudes son más importantes que las aptitudes.” “Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema.” “El problema de nuestra época consiste en que los hombres no quieren ser útiles sino importantes.” Sabias recomendaciones sobre las cuales debería reflexionar muy bien el presidente Pedro Pablo Kuczynski.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Se pierden miles de bonos para casas de policías y militares

Se pierden miles de bonos para casas de policías y militares