Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:





Recambio del poder mediático

En todas partes se cuecen habas. Leamos, por ejemplo, cómo empieza su comentario de ayer Rafa Latorre en El Mundo: “En España ya no se habla de política. Sólo de moral. No de programas; sino de incoherencias, mentiras, vicios privados y tratos de favor.” Ni más ni menos lo que ocurre en el Perú. Esta realidad deriva pues de que lo que viene ocurriendo, tanto en la política como la economía, la tecnocracia, el sindicalismo, el empresariado, sin dejar de mencionar a la prensa. Es que todas estas actividades están corrompidas. Como si de un tiempo a esta parte se hubiese configurado algún conjuro decadente que se apresta a arruinarlo todo. Repetimos, esta figura no es patrimonio nuestro. Es lo que está sucediendo –con mayor énfasis aún a partir del tercer milenio– en muchos países.

Claro está que gran parte del origen de este maleficio viene de las turbias castas que nos gobiernan. Pero también influyen –y mucho– los indignos responsables de la llamada gran prensa. Aquella a la que le gusta que la denominen el cuarto poder del Estado. Tampoco se libran de tener alguna parte de culpa determinados gremios empresariales. Allí, en todo este rincón del poder, se originan buena parte de las plagas que vienen azotándonos. La más reciente y devastadora de todas, la corrupción.

Una corrupción que viene arrasando la autoridad de este país. Porque precisamente nuestras autoridades forman parte de aquella podredumbre. En este orden de cosas, las elecciones generales de 2021 se presentan como una oportunidad para exorcizar la corruptela del poder. Ya lo hemos dicho, aunque vale repetirlo. El año 2000 se produjo un recambio radical en el poder peruano. Lamentablemente ello sólo se dio en la arena política. Quedaron vivos los otros estamentos que asimismo conformaban el verdadero poder nacional. Uno de ellos, el sector mediático. Concretamente el diario El Comercio que, gracias al chantaje que le encajó a Toledo, se convirtió en “grupo” El Comercio haciéndose por monedas del canal 4, actualmente su fuente de supervivencia. Desde entonces el poder mediático del grupo El Comercio se convirtió en el superpoder del Estado peruano. Un reciente ejemplo es la brutal campaña de este medio contra la ley aprobada por el Congreso –y observada por el renunciado presidente Kuczynski– que pone freno al grosero subsidio que otorga el Fisco a este grupo mediático bajo la etiqueta de “publicidad estatal”. Existiendo la norma –porque así lo decidió el Legislativo–, sin embargo la presión que ejerce El Comercio sobre el Ejecutivo –que hoy dirige el presidente Vizcarra– la convierte sencillamente en papel mojado, porque este medio ha conseguido que no la promulgue –todavía– el Ejecutivo. Y gracias a ello se mantiene en pie este poder mediático, recibiendo decenas de millones de soles anuales de ayuda del Estado disfrazada de propaganda estatal.

Votemos con la cabeza en los comicios de 2021. Pero tengamos presente que, en caso siga el festín de la publicidad estatal, cualquier presidente que asuma el poder ese año seguirá extorsionado por este pertinaz y chantajista poderío mediático.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Instalan 80 mil paneles solares

Instalan 80 mil paneles solares