Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:



Refinería Talara: paradigma de la corrupción

No solamente por la magnitud del asalto sino por las dimensiones de inmoralidad que acarrea, hace tres años que el affaire Lava Jato monopoliza la atención del peruano. Podría decirse que, aparte del caso Lava Jato, a la ciudadanía le interesa un rábano cualquier otro tema ligado a la corrupción que pudiera haber ocurrido –o incluso estar sucediendo- en el Perú. Esa infinita metralla de información que cotidianamente surge en los medios de comunicación relacionada con Odebrecht, OAS, Graña y Montero, etc., subordina al imaginario popular a centrar su atención en el escándalo Lava Jato.

Pero ni el mundo funciona en blanco y negro, ni tampoco Lava Jato es la única fuente de corrupción que opera en esta abusada y desconcertada nación. El paradigma de la Refinería Talara lo constata. Hablamos, amigo lector, de un proyecto estructurado –cuándo no- por el corrompido gobierno humalista, cuyo presupuesto inicial frisaba los US$1,200 millones. Se trataba de una planta para sustituir una vieja refinería por otra más moderna; aunque de la misma magnitud: 90,000 barriles/día. Estos armatostes se cotizan en el mundo de acuerdo a su volumen de producción. Consecuentemente, una refinería para 90,000 barriles/día vale alrededor de US$1,200 millones. Sin embargo, convertido en prestidigitador el expresidente Humala hizo que esa misma planta nos cueste US$6,000 millones. ¿Qué tal? Mejor todavía. Humala logró que dicha permuta ocurra sin que la “gran prensa” se ocupase del multimillonario sobreprecio. En síntesis, sin generar alarma por un incremento de US$4,800 millones, que hace tres años viene pasando sistemáticamente inadvertido. No sólo sin que Humala explicase al público la escandalosa diferencia –creada vía adendas claramente- sino que tampoco lo hicieron sus sucesores Kuczynski y Vizcarra. Y particularmente, sin que esos contemporáneos catones de la “gran prensa” hayan investigado a quienes maquinaron estos hechos de megacorrupción. De manera especial, a los cabecillas: Humala, PPK y Vizcarra.

Hablamos del proyecto de inversión pública más caro de la historia peruana. Según la estatal Petroperú –reputada históricamente como centro especializado en corrupción- el costo de la refinería de marras será US$4,700 millones. Aunque según versiones de entendidos en la materia ya frisa los US$6,000, incluyendo intereses corridos. Y a todo esto, ¿Perú produce suficiente petróleo para refinar? De los 320,000 barriles/diarios que usamos, producimos 40,000 barriles/día. ¡Importamos 280,000 barriles/diarios! En resumen, muchísimo más económico sería importar combustibles refinados que crudo por refinar, teniendo una planta cuyo costo de operación es cinco veces mayor que en cualquier otra refinería. Recuerde sino, amable lector, que una instalación similar vale US$1,200 millones; sin embargo acá estamos pagando cinco veces más por lo mismo.

Por donde se le mire el escándalo de la Refinería Talara debería ser una pera en dulce para los fiscales hollywoodenses Pérez y Vela. Pero claro, una empresa caracterizada como estratégica por la izquierda –para mantener a tope la bandera del estatismo que defiende- no debe ser vilipendiada. Por ello la arropan tapándose los ojos y callándose la boca. ¡Qué corruptos son los fiscales, que dejan pasar tamaño asalto a la sociedad!



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
De Belaunde sobre Frepap: “Pensamos que la amenaza de los fundamentalismos había sido derrotada”

De Belaunde sobre Frepap: “Pensamos que la amenaza de los fundamentalismos había sido derrotada”