Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:





Saludable rectificación del alcalde Muñoz

Hizo bien el alcalde limeño Jorge Muñoz en dejar sin efecto la concesión que otorgó a la constructora Graña y Montero para construir un tramo de ocho kilómetros a un costo de US$ 200 millones que enlazaría la Vía Expresa Luis Bedoya Reyes con la carretera Panamericana Sur. Desde esta columna hemos criticado este despropósito –tamaña afrenta– del burgomaestre capitalino, de contratar con una empresa involucrada en el peor escándalo de corrupción que ha conocido el Perú señalada por Odebrecht más de una vez –e imputada asimismo por Barata en dos ocasiones– como cómplice de la entrega de multimillonarios sobornos a gobernantes de nuestra nación. Es imposible que las autoridades electas por el pueblo para que gobiernen el país y/o las ciudades batallen contra el tormento de la corrupción, si en medio del malestar general que ha generado el affaire Lava Jato, tanto el Poder Ejecutivo, tanto como los gobiernos regionales o los municipios provinciales y distritales, ignoran razonamientos pétreos como jamás obligar al Estado a que contrate a los mismos delincuentes que le robaron –y ayudaron a que terceros, particularmente extranjeros, lo hicieran vía concesiones y/o proyectos– porque al final del día estos repetirán los dolos que cometieron antes.

El alcalde metropolitano ya informó escuetamente que su administración ha decidido anular la concesión de marras. Sin embargo es menester que precise qué fue lo que pretendió hacer al suscribir semejante despropósito, conocedor de los antecedentes de una constructora –y asimismo contratista– envuelta en escándalos de proporciones tectónicas. Y cuidado con esgrimir como argumento que se trata de una ‘nueva empresa’. Porque Graña y Montero sigue siendo la misma de antes. Apenas ha sido sometida a un retoque cosmético en su accionariado –no obstante que sus principales accionistas de ayer siguen siendo importantes inversionistas ahora– y a la contratación de una nueva gerencia. Recuerden que quienes deciden son los propietarios. No los ejecutivos. Esta realidad necesitan asimilarla todas las reparticiones del Estado. En particular el Ministerio de Transportes que, por ejemplo, recientemente adjudicó a esta empresa el corredor vial que unirá Arequipa con Ilo. ¡No sigan siendo los vivos de siempre, señores!

Hoy el alcalde metropolitano Jorge Muñoz necesita disponer que su municipio trabaje en la elaboración de un diseño que sustituya al que presentara Graña y Montero para enlazar la Vía Expresa con la Panamericana Sur. Incluyendo la valorización precisa de las expropiaciones –cuyo importe no ha sido estimado, aunque se calcula que podría bordear los US$ 700 millones–, de modo que los trabajos de esta obra puedan iniciarse durante su gestión. A propósito, conociendo el resultado contrario que ha tenido para los usuarios la entrega en concesión de diversas vías metropolitanas dispuestas por el municipio capitalino –pagamos el costo de los peajes más elevados del planeta–, el burgomaestre Muñoz deberá replantear de estrategia cautelando lo que significaría concesionar a terceros esta obra, versus financiarla con cargo a recuperar su inversión aplicando tarifas competitivas a nivel internacional.

Aplaudimos entonces que el alcalde de Lima, Jorge Muñoz, haya dejado sin efecto un acuerdo tan tóxico.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
César Villanueva: “Las reformas tienen que pasar por el Congreso nos guste o no”

César Villanueva: “Las reformas tienen que pasar por el Congreso nos guste o no”